La organización agraria, junto con la mayoría de las asociaciones de viticultores y cooperativas, ha votado favorablemente este acuerdo que blinda el potencial de producción

ARAG-ASAJA ha votado esta mañana a favor de la contención de masa vegetal para los próximos tres años (2019-2021) para evitar el riesgo de entrada de nuevas plantaciones de viñedo incontroladas que supondría no alcanzar un acuerdo antes del 1 de noviembre. El acuerdo ha contado con el apoyo mayoritario de  las organizaciones presentes en el Pleno de Consejo Regulador (Grupo Rioja, Araex, Uagn, Uagr, Ehne, Dolare, Ucan, Fecoar y Arag-Asaja, 166/200 votos) y con el voto en contra de cinco de ellas (Provir, Abra, Abc, Uaga y Upa).

La organización agraria ha motivado su votación favorable “en defensa de los viticultores profesionales y de lo que pudiera suponer la devaluación significativa de la DOCa Rioja”. Para ARAG-ASAJA “conseguir este acuerdo ha sido difícil y ha requerido muchas reuniones internas y con el resto de organizaciones y debemos felicitarnos por haber logrado mantener el control sobre las plantaciones y sobre todo, de las replantaciones, dado el escenario de liberalización que tenemos en el horizonte”.

Asimismo, el acuerdo ha incluido la condición, para ser solicitante, de contar, al menos, con dos años de seguridad social agraria, para optar a las nuevas autorizaciones. Por otro lado, se ha aprobado proponer una superficie máxima admisible por solicitante de 1 hectárea, lo que confiere al acuerdo una dimensión social, de manera que la mayoría de los viticultores profesionales riojanos podrían ser beneficiados en los próximos repartos.

El acuerdo

Para los tres años, los términos del acuerdo son muy similares y condicionan el porcentaje de incremento de masa vegetal (que estará siempre entre el 0,6 y el 1% de máximo) al comportamiento de las ventas con fecha 31 de agosto de 2019. En concreto, el acuerdo fija un crecimiento base de un 0,6% (396 hectáreas); si las ventas a 31 de agosto de 2019, alcanzan un crecimiento mínimo de 5,5 millones de litros con respecto a las ventas a 31 de agosto de 2018, el crecimiento será de hasta 132 hectáreas más que el caso anterior (0,8%). Y si el crecimiento fuese de 11 millones de litros, el aumento llegaría a un máximo de 660 hectáreas por año (1%).

El acuerdo suscrito también prevé que las plantaciones para repartir se concentren en un solo año, 2020, o como máximo en dos, 2020 y 2021, con objeto de que el número de viticultores beneficiarios de éstas sea el mayor posible.

ARAG-ASAJA lamenta el voto en contra del acuerdo de las cinco organizaciones en vez de optar por el apoyo o la abstención puesto que “el mensaje que lanzan es que prefieren que no haya acuerdo sobre este tema, con el riesgo de proliferación de viñedo que eso supone, en vez de un mal acuerdo”. Asimismo, la organización critica la contradicción de la UPA que en el Ministerio defendió  un aumento anual de hasta un 1%, en vez del 0,5% como apoyaron las otras opas.