ARAG-ASAJA ha mostrado hoy el apoyo de la organización a los cultivadores del sector riojano del champiñón, especialmente a los socios de Eurochamp, que se manifiestan esta mañana en Alfaro.

ARAG-ASAJA ha compartido la preocupación de los champiñoneros que aseguran estar sufriendo el divorcio empresarial entre Eurochamp y Riberebro. En este sentido, ha defendido un “precio justo por su trabajo y su producto” ya que lamentablemente al final “en todos los conflictos siempre paga el agricultor”.

La organización cree que estos problemas que no han sido provocados por los champiñoneros, “poco ayudan” a superar las consecuencias que esta crisis sanitaria también ha supuesto para el sector del champiñón en La Rioja. Por este motivo, ha pedido responsabilidad a la industria con un sector cuya importancia social, medioambiental y económica es fundamental para el desarrollo de muchos pueblos de Rioja Baja.

El champiñón y la seta es el segundo sector agrario de La Rioja, con una facturación que supera los 250 millones de euros anuales y unos 3.000 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos.