ARAG-ASAJA ha propuesto y contado con el apoyo de todo el Pleno para abrir un debate sobre el funcionamiento del stock cualitativo para que aporte los beneficios para los que fue concebido

ARAG-ASAJA ha apoyado en el Pleno de Consejo Regulador de esta mañana en que se han aprobado las normas de la próxima vendimia el acuerdo final adoptado que incluye unos rendimientos del 101% de vino amparado y un 71 % de transformación (ambos porcentajes incluidos en el acuerdo adoptado en octubre de 2018 para nuevas plantaciones para el periodo 2019-2021), para uva blanca, además del 101 calificado, se ha aprobado una entrada de un 5 % por desviaciones climatológicas. El acuerdo ha contenido también un stock cualitativo del 9% de entrada en bodega para tintas.

En este sentido la organización agraria hubiera sido partidaria de aprobar un índice menor para stock cualitativo pero, dadas las posiciones tan distantes entre las organizaciones (desde un 5% de stock hasta un 10%, y desde unos rendimientos del 101% a propuestas que contenían el 118%) y la necesidad de lograr unas normas de campaña favorables para la mayoría y lo más tempranas posible, ha apoyado esta posición intermedia y lograda con el máximo consenso.  

El apoyo de ARAG-ASAJA de incrementar finalmente al 9 % de stock cualitativo se ha  basado, por tanto, en alcanzar un acuerdo intermedio para el sector, del que se beneficien la mayor parte de los viticultores y por eso ha sido apoyado por la mayoría de las asociaciones del sector productor.

La organización considera que con este porcentaje de stock se benefician, por un lado, a los agricultores que hayan tenido una merma por debajo del rendimiento amparado; en segundo lugar, permitirá mejorar la calidad de los vinos con las partidas procedentes del stock y, finalmente, todo el sector se verá beneficiado en el caso de que se necesite disponer más vino en el mercado.

Ahora bien, para ARAG-ASAJA “el stock cualitativo debe ser una herramienta práctica de la que puedan beneficiarse tanto bodegas como viticultores”  y, por eso, la organización hace un llamamiento a las bodegas para que formalicen un acuerdo de constitución del stock con sus proveedores. Abundando en ello, la organización agraria recuerda que esta herramienta se puso en marcha el año pasado, por un periodo de dos años para validar su eficacia, lo que supone que en la próxima campaña puede ser anulado o prorrogado. En este sentido, ARAG-ASAJA ha propuesto y arrancado el compromiso de todo el Pleno para abrir un debate sobre el funcionamiento de esta herramienta, para que aporte los beneficios de valor del vino y de la uva, calidad y gestión de stock, para el que fue concebido, debate cuyas conclusiones deben tenerse antes del 31 de marzo de 2020.