La Consejería de Agricultura ha sido receptiva a algunas de las peticiones que ARAG-ASAJA venía reclamando para apoyar a los sectores agrarios más golpeados por el impacto económico que el coronavirus puede causar a corto y largo plazo en La Rioja.

En concreto, ha anunciado que gestionará ayudas complementarias para ganaderos de ovino y caprino con dificultades de comercialización por COVID-19, exención del pago de tasas vinculadas a trámites de ganaderos y viticultores, así como la bonificación de préstamos formalizados por titulares de explotaciones agrarias.

No obstante, para ARAG-ASAJA estas medidas todavía son insuficientes y seguirá reclamando las siguientes propuestas que no han sido atendidas y que también son importantes ante la situación generada por el COVID-19: apoyo presupuestario a la viticultura de calidad a través del PASVE, ayudas dirigidas a mejorar la financiación y liquidez para las bodegas, así como propuestas relativas al sector de la seta, el champiñón y patata.