La corrección de la orden  excluye ciertas producciones y municipios riojanos afectados por circunstancias excepcionales durante 2018

ARAG-ASAJA considera que la corrección de la Orden HAC/485/2019, de 12 de abril, por la que se reducen los índices de rendimiento del IRPF,  publicada hoy en el BOE, discrimina a los agricultores y ganaderos riojanos y supone un agravio comparativo respecto a los cultivos de otras regiones que sí se han tenido en cuenta, como la uva de Castilla La-Mancha o los frutales de Cataluña, Extremadura, Aragón o Valencia.

ARAG-ASAJA solicitó al Ministerio de Hacienda, a través de  ASAJA Nacional, la modificación de la orden de rebaja de módulos IRPF 2018 donde no se incluían municipios y sectores agrarios riojanos que se vieron afectados por circunstancias excepcionales a lo largo del pasado año. En este sentido, cultivos como el guisante, la zanahoria, la alubia verde, la fruta de hueso, así como la pera, las hortalizas o la viña, en determinados municipios, además de la apicultura, requieren de  un tratamiento diferenciado en los índices de rendimiento neto aplicables en esta campaña de la renta. Esto es así porque sus producciones se vieron comprometidas por fenómenos climatológicos adversos que provocaron la aparición incontrolada de diversas enfermedades  y por circunstancias excepcionales, como en la fruta de hueso, que, además, viene atravesando su propia crisis desde el año 2014 como consecuencia de la aplicación del veto ruso a las importaciones europeas, la bajada de precios y el abandono de la actividad

ARAG-ASAJA insiste en que la reducción de módulos debe aplicarse a estos municipios y cultivos que, por dichos motivos se han viso más afectados y considera que esta rebaja no debe excluir a ninguna región ni sector. Por tanto, exige al Ministerio de Hacienda que reconsidere el informe presentado por la organización en este sentido  para que los agricultores y ganaderos riojanos puedan presentar correctamente la declaración de la renta que está en marcha.