La organización agraria ha mantenido una reunión con la consejera de Agricultura en la que ha trasladado su preocupación por los bajos precios de la uva de esta vendimia

ARAG-ASAJA también ha valorado la respuesta y el esfuerzo que los agricultores han realizado estos meses para conseguir unas campañas agrícolas seguras

El presidente de ARAG-ASAJA, Eduardo Pérez Hoces, ha mantenido hoy una reunión con la consejera de Agricultura del Gobierno de La Rioja, Eva Hita, en la que le ha trasladado su preocupación por los bajos precios de la uva de esta vendimia y le ha pedido que “ponga el ojo” en aquellas operaciones de compra que están por debajo de los costes de producción.

Acompañado del secretario general de ARAG-ASAJA, Igor Fonseca, y de varios miembros del Comité Ejecutivo, Pérez Hoces ha insistido en solicitar su implicación para cumplir la ley de la Cadena Alimentaria ya que, pese a su modificación, “no está funcionando”.  “No tiene justificación que en pleno siglo XXI algunos de nuestros agricultores vendimien sin que los contratos se formalicen, que otros no conozcan todavía el precio al que se le pagarán las uvas, y que los que lo conocen, hayan tenido que elegir entre dejarlas en el campo o venderlas de forma desleal. Es inasumible”.

Para Pérez Hoces, “contar con precios de la uva dignos, acordes a la calidad y la situación del mercado, debería ser fundamental para asegurar la salud de la Denominación de Origen Calificada Rioja, algo que lamentablemente no lo está siendo”.

Una razón fundamental, ha añadido, por la que “desde ARAG-ASAJA venimos denunciando que solo sean los agricultores quienes tengan que soportar la mayor parte del peso de la crisis cuando las ventas de Rioja están muy lejos de las caídas que se pronosticaban hace unos meses, las ayudas para vendimia en verde no han funcionado, y en cambio, algunas bodegas han recibido importantes sumas de dinero que deberían haberse condicionado al pago de precios acordes a la calidad de la uva de esta campaña”.

Por este motivo, han propuesto a la Consejería de Agricultura un código de buenas prácticas que permita primar a aquellas bodegas que cumplen con dicho código en las relaciones con sus proveedores, pudiendo ser prioritarias en la concesión de ayudas públicas o ventajas administrativas.

Campañas agrícolas seguras

Por otro lado, durante la reunión también se ha analizado la implementación de los protocolos para una campaña agraria segura en el sector. En este sentido, el presidente de ARAG-ASAJA ha destacado que pese a la incertidumbre y confusión inicial que una mejorable coordinación hubiese facilitado, los agricultores han demostrado una vez más su compromiso con las recomendaciones que se establecieron en materia de alojamiento, desplazamientos, pruebas PCR y organización de trabajo para proteger la salud pública.

Un objetivo que, de manera generalizada, para Pérez Hoces se ha conseguido pese “al quebranto y coste” que ha supuesto para el agricultor cumplir esta campaña con el exceso de burocracia y unas exigencias desproporcionadas en materia de alojamiento a los trabajadores agrícolas.