El titular de la organización agraria, Eduardo Pérez, solicita por carta al Presidente de la Federación Riojana de Municipios que inste a los ayuntamientos a presentar declaraciones de apoyo para que la caza sea declarada, de forma urgente, actividad esencial

ARAG-ASAJA ha instado a la Federación Riojana de Municipios (FRM) a que se dirija a todos los ayuntamientos de La Rioja para “recabar su apoyo en una declaración institucional que, aprobada en pleno, se sume a su petición para que la caza sea declarada actividad esencial de forma urgente con el objetivo de evitar daños a la agricultura y ganadería de La Rioja”.

En una carta enviada por el presidente de ARAG-ASAJA, Eduardo Pérez Hoces, al titular de la FRM, la organización agraria ha mostrado su preocupación por las consecuencias que supondrá para el sector agrario la prohibición de la actividad cinegética hasta el próximo 23 de febrero y ha vuelto a advertir de que “la ausencia de medidas para controlar la sobrepoblación de fauna silvestre incrementará los daños que ya se constataron el año pasado en el campo riojano”.  

En este sentido, ha compartido la inquietud que ya existe por los daños que se están observando en los principales cultivos de La Rioja. Una situación, ha añadido, “que no es nueva, y que va camino de repetir los mismos errores del año pasado cuando las escasas medidas que se habilitaron para cazar llegaron tarde y demostraron ser ineficaces e insuficientes para el control de especies como el corzo y el jabalí, y también el conejo, cuyo nivel de población actual llega al extremo de plaga en muchos municipios de La Rioja”.

En su carta, el presidente de ARAG-ASAJA ha advertido que “los agricultores y los ganaderos están desesperados. Se ven indefensos ante esta situación. Lo han intentado todo. Han vallado parcelas, pese a que no siempre es posible y requiere una inversión. Han recurrido al seguro agrario, aunque éste solo cubre los tres primeros años los daños y cuenta con elevadas franquicias que, además, si se suceden el tiempo, terminan con las indemnizaciones. Lo han intentado todo pero el problema sigue ahí y se agrava cada año”.

Para Pérez Hoces, el objetivo de esta propuesta es lograr que se visualice “la preocupación compartida que existe entre todos los que formamos el mundo rural de La Rioja hacia la falta de medidas para frenar los daños causados por la sobrepoblación de la fauna silvestre”.