El presidente de ARAG-ASAJA, Eduardo Pérez Hoces, ha reclamado hoy un presupuesto ambicioso para el sector agrario en 2020 que apoye principalmente el modelo de agricultura familiar y la mejora de las explotaciones con medidas y una financiación adecuada.

A través de un escrito dirigido a la consejera de Agricultura del Gobierno de La Rioja, Pérez ha solicitado participar, como organización agraria, en la elaboración de las cuentas regionales destinadas a impulsar el sector agrario y ganadero basándose en el compromiso de la propia consejera de abordar con diálogo las líneas de trabajo de la Consejería. 

Para el presidente de ARAG-ASAJA, es prioritario abordar con responsabilidad los importantes retos que el próximo año supondrá la reforma de la PAC, el incremento de las tasas de los seguros agrarios, el futuro de algunos sectores como la remolacha, la fruta de hueso y el ovino, o la modificación de las condiciones de incorporación a la actividad agraria. En un contexto, ha añadido, en el que las incertidumbres derivadas del Brexit o los aranceles impuestos por Estados Unidos a determinados productos agroalimentarios españoles van a gravar a un sector con el que estamos directamente relacionados. 

Por este motivo, Pérez ha solicitado al Ejecutivo regional seguir apostando por el agricultor y ganadero profesional, por la incorporación de los jóvenes a la empresa agraria, por consolidar la formación, el asesoramiento a las explotaciones y por garantizar las rentas agrarias.

Asimismo, ha demandado una política fiscal de discriminación positiva con las explotaciones familiares profesionales. En concreto, se ha referido a la exención del pago de los impuestos de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados para aquellos casos de adquisición de fincas lindantes, así como en los casos de adquisición de fincas por parte de cualquier titular de una explotación agraria prioritaria que vaya a incorporarse a la misma.

El presidente de ARAG-ASAJA ha finalizado su petición ofreciendo nuevamente su colaboración “pues nadie mejor que los profesionales para identificar las necesidades del campo riojano”. “Creemos que sería un buen punto de partida para que las próximas cuentas regionales estén a la altura de la importancia de este sector, que representa un 6% del valor añadido bruto en la economía regional (frente al 1,7% de la media nacional) y es un 33% más productivo que la media de España”.