La organización agraria trabajará en los próximos años por la capacidad de autogestión del sector vitivinícola riojano

ASAJA ha aumentado su representación en el Consejo Regulador y la Organización Interprofesional del Vino de Rioja y ha conseguido más de la mitad de las hectáreas que han concurrido al proceso de renovación de ambos órganos que se celebró el pasado mes de abril. En total, ha conseguido aglutinar 12.930 hectáreas que suponen el 51,24% de las que han participado (49,42% en 2012). También ha aumentado el apoyo de los viticultores, que ha pasado de un 42% a un 45% y que suponen 2.412 votos.

Este aumento también se ha reflejado en la representatividad de los votos de la organización agraria, que ha pasado de 30 de 60 en el periodo anterior, a 29 de 57 en el periodo que comienza ahora. Además, han mantenido los 4 vocales que ya consiguió en 2012.

Con estos resultados, ASAJA es la organización más apoyada por los viticultores y se mantiene decisiva para la consecución de acuerdos.

En este proceso de renovación del Consejo y la Interprofesional han participado 5.264 viticultores, que han supuesto un 59,45% del total con derecho a acreditación. Respecto al censo de hace cuatro años, en 2012, el número global de viticultores ha descendido en 990, lo que ha propiciado (como en años anteriores) un aumento de la media de hectáreas por viticultor; de 3,47 has/ viticultor en 2004; a 4,12 en 2012 y a 4,79 en 2017.

Los resultados del proceso que se ha celebrado durante el mes de abril han sido positivos para ASAJA y también para la UPA, que ha sumado 28 viticultores nuevos y 1.240 hectáreas, mientras que el resto de organizaciones agrarias ha descendido en ambos parámetros (hectáreas y apoyos individuales).

El presidente de ARAG-ASAJA ha valorado muy satisfactoriamente los resultados y ha confirmado que “avalan el trabajo y la actitud de ASAJA en el Consejo y como organización agraria; negociando y consiguiendo acuerdos favorables para los viticultores”.

Asimismo, Javier Rubio ha manifestado que ASAJA trabajará por la continuidad del modelo de Rioja más allá de 2030 y con ese fin “el sector debe poder regularse, especialmente en lo que se refiere al crecimiento de masa vegetal”.

Finalmente, en lo que respecta al papel de ASAJA en el Consejo Regulador, Javier Rubio ha explicado que desde la organización agraria trabajarán para que:

  • Se mejore el valor de la marca Rioja para poder aumentar el valor y el margen para todos los miembros del sector
  • Mejorar y optimizar la política de promoción.
  • Crear una comisión vitícola en la que se valorice el viñedo y las prácticas agrarias como elemento de prestigio y diferenciación de la Denominación.
  • Identificar las singularidades que hay dentro de la propia Denominación de Origen
  • Poner en marcha medidas que mejoren la gestión de la explotación familiar, por ejemplo, facilitando el uso de la cartilla compartida.