La Comisión Europea (CE) ha propuesto cambios en las normas que rigen los programas de promoción del vino europeo, incluido el español, para ayudar a los productores afectados por los aranceles de Estados Unidos.

Para ello, ha propuesto tres nuevos reglamentos. En primer lugar, la Comisión plantea dar a los productores la posibilidad de modificar los programas de promoción en los mercados a los que dirigen sus campañas de promoción que hayan sido aprobadas. En segundo lugar, Bruselas también ha planteado aumentar la tasa de financiación de la UE de las operaciones de promoción del vino, que actualmente se fija en el 50 % en los programas nacionales, lo que permitirá a los operadores aligerar el peso financiero de las campañas. Y por último, otro de los cambios está relacionado con que la CE quiere eliminar el límite de duración de los programas de promoción del sector, fijados ahora en cinco años, de forma que puedan incluso ser prorrogadas.

ARAG-ASAJA celebra que la Unión Europea esté gestionando, desde la unidad del Parlamento Europeo, una serie de medidas para compensar y apoyar a las bodegas afectadas por los nuevos aranceles. No obstante, recuerda que es importante que las soluciones en las que se esté trabajando tengan en cuenta, además de los intereses exportadores de las industrias agroalimentarias, al sector productor y agricultores. 

De lo contrario, y tal como sucedió con el veto ruso que dio lugar a la crisis de la fruta de hueso, serán los agricultores los que finalmente paguen los platos rotos de un problema político que es ajeno a la agricultura.