Aldeanueva de Ebro
Martes
18°  13° 
Miércoles
23°  14° 
Jueves
19°  12° 
tiempo.com   +info

CAMPO RIOJANO

El medio de comunicación de los agricultores y ganaderos riojanos

Opinión

20 de Octubre, 2020

Pisando las uvas… y los precios

5 octubre, 2020

ARAG-ASAJA denuncia que los viticultores están, no solo lejos de recibir un precio justo por sus uvas, sino que la gran mayoría ni tan siquiera llegarán a cubrir costes de producción

Estos días, Rioja afronta una nueva vendimia con la expectativa de una gran calidad y la incertidumbre y preocupación por los bajos precios de la uva. Son días de trabajo, de esfuerzo, de nervios… que ponen fin a una campaña marcada por el elevado gasto en la lucha contra determinadas enfermedades, intensos daños de pedrisco en el viñedo y, sobre todo, una crisis, la del coronavirus, que ha puesto de manifiesto la gravedad que la escasa actividad de bares y restaurantes ha significado muy especialmente para el Rioja.

En este contexto, las medidas de apoyo puestas en marcha ante la dimensión de esta crisis sanitaria han sido insuficientes y han decepcionado al conjunto del sector. Lo que viene siendo la crónica de un fracaso anunciado. El Ministerio ha ignorado a Rioja con unos criterios, que a juicio de Arag-Asaja, han sido arbitrarios ya que han beneficiado por encima de todo a los grandes productores, granelistas y destiladores, que son los que se han llevado el grueso del presupuesto de estas ayudas. Ayudas, por cierto, cuyo presupuesto ha salido de ‘remanentes’ del propio sector, sin que se haya puesto un solo euro nuevo por parte del Ministerio, como sí ha hecho Francia.

A las pruebas nos remitimos. Según cifras provisionales de concesión, tan solo 69 viticultores se han beneficiado de las ayudas para la cosecha en verde. Y si hablamos de las ayudas relacionadas con el almacenamiento de vinos en La Rioja, solo 62 bodegas frente a las 574 que comercializaron vino durante el año pasado. Es decir, que de los 90,5 millones de euros que puso en la mesa el Ministerio, La Rioja únicamente ha obtenido 6 millones. En definitiva, ha sido una oportunidad perdida que de haberse planteado con otros criterios y más presupuesto hubiese servido de bastante más de lo que se ha demostrado esta campaña.

Así las cosas, y pese al secretismo con el que una vendimia más el mercado afronta los precios de la uva, todo parece indicar que los viticultores están no solo lejos de recibir un precio justo por sus uvas, sino que además la gran mayoría de ellos ni tan siquiera llegarán a cubrir los costes de producción de esta campaña con una uva de grandísima calidad. Una cuestión inadmisible, que dice más bien poco de la salud de la Denominación de Origen Calificada Rioja. Y es que, aunque los viticultores hemos asumido desde el inicio de la pandemia que los efectos de la crisis sanitaria pasarían factura al precio de la uva por las consecuencias que ésta tendría sobre las ventas del vino de Rioja, el último balance comercial del mes de agosto está lejos de las previsiones iniciales que estimaban unas pérdidas de ventas del 30-35%.

Una razón más por la que no se justifican algunas de las operaciones de compra de uva que estos días han salido publicadas en este medio de comunicación. Y más cuando, precisamente, algunas bodegas no solo han accedido a créditos ventajosos y financiados por las administraciones riojana y vasca, sino que también han recibido importantes ayudas públicas por la crisis del COVID, que sin duda deberían haberse condicionado al pago de precios dignos.

Por otro lado, el dato actualizado de los costes de producción de la viña que publicó la Consejería de Agricultura de La Rioja antes del verano (entre 65 y 67 céntimos de euro el kilo de uva tinta y 54 céntimos el kilo de blanca), debería haber sido una base sobre la que establecer los contratos en la presente campaña.

Lo dice la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria que, tras las movilizaciones del sector, estableció la obligatoriedad de firmar contratos con precios referenciados y nunca inferiores a los costes de producción. Sin embargo, hecha la ley, hecha la trampa, de forma que lo que tendría que ser la base de la negociación de los precios, no está funcionando para mejorar la posición negociadora del agricultor. Cuando, además, no nos olvidemos estos costes que hacen referencia a 2019 no se corresponden con los de esta campaña en la que ni el rendimiento es el rendimiento tipo ni los gastos para sacar adelante la cosecha han sido los mismos por las razones antes mencionadas.

Con todo ello, no se trata de demonizar a bodegas que, por dificultades reales, puedan desatender este planteamiento. Sobre todo cuando también hay bodegas que sí que están haciendo un esfuerzo por respetar los contratos, particularmente plurianuales.

El problema es que, una vez más, parece que tiene que ser el viticultor quien soporte el mayor peso de la crisis. ¿Acaso las bodegas están pagando un 30% menos a sus proveedores de botellas, cajas o etiquetas? ¿Dónde hemos dejado el apellido de Denominación de Origen Calificada? ¿Cómo es posible que el Ministerio, después de vender solo humo, deje en manos del sector la solución a la crisis del vino y no asuma ninguna responsabilidad?

La incompetencia no es excusa y utilizar la excusa del coronavirus para todo, tampoco.

ARAG-ASAJA celebra San Isidro destacando el “valor estratégico y esencial” del sector agrario durante la crisis del coronavirus

15 mayo, 2020

Eduardo Pérez ha ensalzado el “compromiso social” de los agricultores que decidieron aplazar las reivindicaciones que acumula el campo para combatir el virus ayudando en las labores de desinfección de los pueblos de La Rioja

El presidente de ARAG-ASAJA, Eduardo Pérez, ha destacado hoy el “valor estratégico y esencial” que el sector agrario ha demostrado durante la crisis del coronavirus tras la sólida respuesta que han dado los agricultores y ganaderos de La Rioja para garantizar la demanda de alimentos a una población confinada por la pandemia. Asimismo, ha ensalzado el “compromiso social” de todos ellos por decidir aplazar las reivindicaciones que acumula el campo para combatir el virus ayudando en las labores de desinfección de los pueblos de La Rioja.

En una tribuna de opinión que publica diario La Rioja con motivo de la festividad de San Isidro, Pérez cree que la crisis del COVID-19 ha devuelto la dignidad a un sector que hace meses se movilizaba para denunciar la falta de precios justos como uno de los principales problemas que sufre el campo español.

“No nos hemos olvidado. Las movilizaciones que, por responsabilidad, hemos aplazado volverán cuando esto pase. Y volverán con más motivos por las consecuencias que la declaración del estado de alarma, que obligó al cierre de la hostelería y la paralización de la actividad turística en general, está causando en algunos sectores agrarios vinculados al canal Horeca”.

Por lo tanto, ha añadido, “si esta crisis ha puesto en evidencia la importancia estratégica del sector primario, demostrémoslo. Necesitamos hechos en las próximas actuaciones y políticas que pongan en marcha las diferentes administraciones, en las negociaciones internacionales y en el presupuesto que éstas piensen destinar a él. De lo contrario, volverá a ser decepcionante comprobar cómo el papel de la agricultura y la ganadería está más en los discursos de nuestros políticos que en las medidas, en las intenciones que en los presupuestos”. 

Pérez ha recordado que el sector ya ha planteado la necesidad de medidas de apoyo a las administraciones. Entre ellas, por primera vez, ARAG-ASAJA ha pedido una defensa exigente a la viticultura de calidad ante la dimensión de la crisis del COVID. “La dimensión del problema trasciende lo puramente sectorial y necesita una reacción del Ejecutivo que esté a la altura en capacidad de negociación y recursos”

En este sentido, Pérez ha vuelto a ofrecer “lealtad y el apoyo de la organización” a un posible plan de acción que, en su opinión, debe impulsar la Administración regional para contrarrestar el impacto económico que el coronavirus puede causar, a corto y largo plazo, en los sectores agrarios más golpeados.

Asimismo, el presidente de ARAG-ASAJA ha pedido avanzar de forma inmediata, a través del Observatorio de Precios, en la publicación de los costes de producción de aquellos productos que más influyen en la producción final agraria. “Solo así podremos trabajar conjuntamente para adoptar decisiones que, basadas en criterios objetivos, permitan reequilibrar la relación de fuerzas en la cadena, mejorar la transparencia para fijar los precios y por tanto la posición negociadora del agricultor y ganadero”.

Los agricultores de ARAG-ASAJA se ofrecen a colaborar en labores de desinfección de espacios públicos con motivo de la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus

18 marzo, 2020

El presidente de ARAG-ASAJA, Eduardo Pérez Hoces, ha ofrecido hoy tanto al Gobierno de La Rioja, como a la Federación Riojana de Municipios y a la Delegación del Gobierno de La Rioja, la colaboración de los agricultores que forman parte de la organización agraria para ayudar en las labores de desinfección de espacios públicos abiertos de toda la región que se están llevando a cabo con motivo de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Para ello, ARAG-ASAJA ha elaborado un listado de agricultores que ya se han comprometido a colaborar, para poner a disposición de las autoridades competentes su maquinaria (tractores y atomizadores) con el objetivo de ayudar a frenar la rápida propagación de este virus, dado que el empleo de este tipo de maquinaria es mucho más eficiente que el tratamiento con equipos individuales.

El presidente de ARAG-ASAJA quiere destacar el compromiso y labor callada del sector agrícola y ganadero de La Rioja que, al margen de esta colaboración, también está contribuyendo con su trabajo a mantener la producción de alimentos en estos difíciles momentos.

Asimismo, quiere agradecer el esfuerzo de todos los empleados de ARAG-ASAJA ya que su actitud y permanente colaboración para mantener no solo los servicios administrativos y comerciales que presta la organización agraria, sino también en resolver las dudas que se están generando en el sector con la aplicación del Estado de Alarma, está siendo ejemplar durante todo este período.

ARAG-ASAJA, UPA y UAGR-COAG lamentan que el ministro de agricultura rechace una reunión con el sector, aprovechando su visita a La Rioja

28 febrero, 2020

Las Organizaciones Profesionales Agrarias riojanas, ARAG-ASAJA, UPA y UAGR-COAG, han lamentado hoy que el ministro de Agricultura, Luis Planas, haya rechazado su petición de mantener una reunión con el sector para trasladarle sus reivindicaciones, aprovechando su visita a La Rioja.

 Una visita planificada precisamente para abordar el reto demográfico y el despoblamiento rural, problemas que atañen especialmente a los agricultores y ganaderos, cuya actividad económica es el principal sustento del mundo rural.

Por este motivo, las organizaciones agrarias creen que el encuentro era oportuno, máxime cuando esta semana el Gobierno de España ha aprobado el Real Decreto Ley con medidas urgentes para el campo, y las OPAS quieren que se concreten los mecanismos para poder aplicarlas.  

Cabe recordar que las OPAS riojanas, en sintonía con las protestas celebradas en el resto del país, se han unido para trasladar un mensaje de unidad en defensa del sector. En concreto, sus peticiones se basan en reclamar rentabilidad y futuro para los agricultores y los ganaderos riojanos, frente a la desalentadora coyuntura de precios por debajo de los costes en varias producciones y en denunciar situaciones especialmente críticas, como por ejemplo las que se sufre en fruta de hueso, hortaliza, remolacha u ovino extensivo.

ARAG-ASAJA, UPA Rioja y UAGR-COAG solicitan reunión con el ministro de agricultura aprovechando su visita a La Rioja

26 febrero, 2020

Las Organizaciones Profesionales Agrarias riojanas han remitido sendas cartas a la delegada del gobierno en La Rioja, María Marrodán, y a la presidenta del Gobierno riojano, Concha Andreu, en las que solicitan su intermediación para conseguir una reunión con el ministro Luis Planas, aprovechando su visita a La Rioja el próximo viernes.

El sector agrario riojano, en sintonía con las protestas celebradas en el resto del país, se ha unido para reclamar rentabilidad y futuro para los agricultores y los ganaderos, frente a la desalentadora coyuntura de precios por debajo de los costes en varias producciones y situaciones especialmente críticas, como por ejemplo las que se sufre en fruta de hueso, hortaliza, remolacha u ovino extensivo.

En este contexto, y tras la aprobación del Decreto Ley con medidas urgentes para el campo, ARAG-ASAJA, UPA Rioja y UAGR-COAG no quieren dejar pasar la presencia del titular de Agricultura por La Rioja para explicarle sus reivindicaciones en defensa del sector agrario riojano.

ARAG-ASAJA lamenta que los presupuestos de La Rioja para 2020 no atiendan una política físcal dirigida al mantenimiento de las explotaciones familiares

31 enero, 2020

La organización profesional agraria ARAG-ASAJA ha lamentado hoy que finalmente los Presupuestos de La Rioja para 2020 no atiendan una política fiscal dirigida al mantenimiento de las explotaciones familiares profesionales, tal y como había reclamado a los diferentes grupos parlamentarios con representación en la Cámara regional.

El presidente de ARAG-ASAJA, Eduardo Pérez, había formulado esta propuesta a través de un escrito dirigido a los portavoces de todos los grupos parlamentarios para que apoyasen la presentación de una enmienda parcial al Proyecto de Ley de Medidas Fiscales que recogiese, para este ejercicio, la exención del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en el supuesto de agrupación de fincas.

En concreto, esta petición se justificaba en que la actividad agraria está obligando a los agricultores y ganaderos a desarrollar explotaciones cada vez más competitivas. Una circunstancia que en la mayoría de las veces pasa necesariamente por un incremento del tamaño de las mismas, para lo que se requiere la adquisición de nuevas tierras, normalmente lindantes a las explotaciones ya existentes.

Por este motivo, ARAG-ASAJA había reclamado en La Rioja una política fiscal de discriminación positiva con medidas de exención del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados para favorecer la agrupación de fincas de explotaciones familiares y profesionales en los supuestos de adquisición de fincas lindantes y adquisición de fincas por parte de cualquier titular de una explotación prioritaria que fuese a incorporarse a la misma.

Sin embargo, y pese algunos grupos políticos fueron sensibles a esta petición, finalmente esta medida no ha sido aprobada. Una decisión que “sorprende” a la organización agraria mayoritaria de La Rioja, dadas las manifestaciones de apoyo y compromiso institucional al sector agrícola y ganadero recibidas esta semana con motivo de la concentración realizada conjuntamente por todas las OPAS bajo el lema “Por un futuro con agricultores y ganaderos”.

ARAG-ASAJA exige que no se haga campaña electoral a costa de los agricultores

25 marzo, 2019

ARAG-ASAJA considera inadmisible el intercambio de declaraciones y acusaciones vertidas en la prensa en los últimos días, entre los responsables del PSOE y de la Consejería de Agricultura sobre la gestión de las nuevas plantaciones de viñedo. La organización agraria exige a los partidos que no politicen la agricultura y dejen de poner bajo sospecha al agricultor cuestionando su profesionalidad por no arriesgarse a plantar.

ARAG-ASAJA ha rechazado, desde antes de su aprobación en 2015, los criterios de reparto de nuevas autorizaciones de viñedo por penalizar a los viticultores profesionales y no adecuarse a la verdadera realidad vitícola riojana. La organización agraria no entiende cómo es posible que casi tres años después de haberse concedido unas autorizaciones, se pueda poner en duda su legitimidad, generando una inquietud tremenda en el campo riojano y  poniendo bajo sospecha a los beneficiarios que cumplieron con las condiciones aprobadas por el Ministerio para recibir viñedo y que, además, vieron sus nombres publicados en el Boletín Oficial de La Rioja, lo que debiera suponer la garantía de que cumplían los requisitos para su concesión.

A juicio de la organización, estos expedientes debieran resolverse, tal y como ya ha sucedido en el resto de provincias que forman parte de la Denominación de Origen Calificada Rioja, y no hacer electoralismo con los agricultores. ARAG-ASAJA recuerda a estos políticos que el agricultor tiene que hacer un importante desembolso económico para poder plantar el viñedo, así como contar con unas previsiones de rentabilidad en su explotación con vistas al futuro, por lo que es inadmisible la situación de inseguridad jurídica que se les está provocando, exigiendo que se les comunique de inmediato cuál es su situación.

En este sentido, la organización denuncia que se está olvidando del verdadero espíritu que implican unas elecciones que es proponer soluciones a los problemas que demanda el sector, como puede ser posponer el fin del actual sistema de prohibición de plantaciones de viñedo a 2050, a lo que debieran dedicar todos sus esfuerzos.

Otra vez Fuenteovejuna

4 marzo, 2019

 “El vino de Rioja es un producto excelente y, por tanto, no debe tener miedo al futuro”, decía el comisario Hogan, el pasado 5 de febrero en su visita a La Rioja, según recogía un medio de comunicación. Ojalá esas palabras fueran más que un cumplido protocolario, porque los apoyos morales están muy bien pero sirven de muy poco ante un futuro incierto que preocupa al sector si no conseguimos entre todos cambiar la fatídica fecha de liberalización de plantaciones en 2030. Pues, ciertamente, el comisario estuvo extenso en halagos, pero corto en compromisos.

Y es que la visita del máximo responsable de Agricultura a nivel europeo a nuestra región, fue histórica por el hecho mismo de producirse, y anecdótica, en cuanto a que su capacidad de maniobra sobre lo que nos pueda afectar es mínima, por dos motivos. Por un lado, porque al mandatario europeo no le queda tiempo material para continuar o innovar con acciones políticas (su mandato finaliza próximamente, con la legislatura europea, y se vuelve a renovar el 26 de mayo) y, por otro, porque el funcionamiento de la maquinaria europea exige a más de una persona para virar el timón, ya que posee la lentitud de un trasatlántico y la logística de una galera romana con 28 puestos (países) de diferente cualificación, en cuanto al peso de sus decisiones e intereses a veces contrapuestos. Por ello, el sector vitivinícola europeo va a necesitar más que una bonita frase del comisario para conseguir su objetivo, que no es otro que poder decidir sobre nuestro futuro.

Aun con todo, esta visita trajo algo bueno y útil que podemos aprovechar en beneficio de todos los viticultores, y los riojanos en particular. Me refiero al revuelo de opiniones y manifestaciones que afloraron la posibilidad de aplazar la fecha de liberalización de plantaciones del año 2030 hasta 2050. Mejor hubiera sido para siempre, o para el 2100, sin duda, pero quizás ese reto tan ambicioso habría sido menos creíble y, por tanto, inabarcable. Hasta entonces, muchos pensaron que la fecha de 2030 parecía inamovible e inflexible pero, ¿quién dijo que lo fuera?, ¿el propio sector?, ¿los estados miembros de la UE? En ARAG-ASAJA pensamos que si ya lo conseguimos una vez, en 2013, aplazando la liberalización hasta 2030, ¿por qué no podemos hacerlo ahora?

Tenemos dos ejemplos cercanos de que la liberalización de los sectores agrarios no es buena para ellos, ni para los consumidores europeos. La leche y, más próxima, la remolacha azucarera se han liberalizado recientemente y las consecuencias no se han hecho esperar en ambos casos, con precios ruinosos y cierre continuado de granjas para la primera, y una reducción de más de un 40% de la superficie sembrada, para la segunda. Ojalá no lleguemos a su desmantelamiento, pero, desgraciadamente, el camino se dirige peligrosamente hacia él.

Como indicadores coyunturales de la marcha de Rioja, tenemos los datos de comercialización de vino en 2018, en que han disminuido las ventas en un 7,35% de su volumen, con una caída del 11% en el exterior y un 5,12% en el mercado interior. La reducción de la exportación se ha producido, precisamente, en los dos principales importadores de Rioja, en Reino Unido y en Alemania. Comparativamente con el mismo periodo del año anterior, la relación entre existencias y salidas es de 3,14 (frente a la de 2,68 del año pasado), lo que significa  un volumen más que suficiente para afrontar una campaña sin tensiones  y, aunque cercanos a rebasar el teórico equilibrio, esperamos y deseamos que no afecte a los precios de la uva, dada la inversión que el sector está haciendo en promoción.

Ninguna decisión individual ni parámetro son determinantes para modificar la marcha de un sector, pero sí son fundamentales los apoyos colectivos y los frentes comunes para abordar un objetivo concreto.

Por mi edad, no he vivido (conscientemente) muchas reformas de la PAC, pero en las dos últimas he visto que todos los países y todos los apoyos son necesarios para que una decisión salga adelante y, creo que seguirá siendo así.

Ahora bien, para conseguir este propósito de aplazar la liberalización de viñedo a 2050, hace falta una estrategia planificada y, sobre todo, firme; impulsada por los estados miembros interesados (España, Francia, Grecia, Italia, Portugal…) y que se presente ante los demás con capacidad de negociación y convencido de que se puede conseguir este objetivo. También, que otorgue al sector agrario europeo la importancia y la prioridad que debe tener. No se pueden mantener, como se ha oído durante la visita del Comisario, posiciones como “ahora no toca esta posición beligerante en España”, porque además de no haber ofrecido pistas sobre cuándo toca,  si no somos  beligerantes en esta materia, estaremos contribuyendo a acercarnos a la liberalización y al fin de un modelo rentable, equilibrado y ejemplar en su gestión, como es Rioja, y como pueden ser el resto de denominaciones de origen.

No soy amigo de las causas imposibles, pero sí de luchar por lo que considero justo -supongo que mi forma de pensar deriva de mi condición de agricultor-. Pues bien, creo que debemos intentarlo, crear una estrategia conjunta, desde las regiones vitivinícolas españolas y europeas; de la mano de nuestros estados miembros y luchando por la defensa de este sector tan importante y significativo en Europa. Creo que es momento de ir todos a una.

Eduardo Pérez Hoces

Presidente de ARAG-ASAJA

Por la continuidad de los  módulos

14 noviembre, 2018

El actual sistema de tributación por módulos está permanentemente cuestionado y las noticias que se generan en torno a su supresión están causando un clima de incertidumbre en el sector agrario.

En este sentido, ASAJA solicitó a Hacienda esclarecer esta problemática, dado que de ser cierta tendría unos efectos irreparables para nuestros agricultores y ganaderos, que ya cuentan con una rentabilidad muy ajustada.  La organización ha acogido de manera muy positiva la respuesta del director de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, que asegura que desde su departamento no existe ninguna propuesta ni debate interno que vaya a suprimir o reconsiderar el sistema de módulos para el sector agrario.

La tributación por módulos es precisamente un sistema cómodo y sencillo que reduce las obligaciones del titular a una declaración anual de ingresos por la venta de sus productos.   A estas ventas se le aplican una serie de índices de rendimiento neto que, además, desde el punto de vista de la lucha contra el fraude, resulta la fórmula más transparente al obligar a declarar directamente los ingresos obtenidos en el ejercicio de la actividad agraria.

 

Medidas contra la subida del petróleo

31 octubre, 2018

La subida de los precios del gasóleo y de los fertilizantes, consecuencia de la escala del petróleo, está haciendo mella en el sector agrario español, cuya economía arrastra desequilibrios como consecuencia de los bajos precios obtenidos en algunos subsectores. Por ello, ASAJA ha vuelto a reclamar al Gobierno central medidas urgentes destinadas a paliar la falta de rentabilidad de muchas explotaciones que afrontan una nueva campaña con problemas de liquidez.

Según los cálculos de ASAJA, el precio del carburante en un año se ha encarecido más de un 40% y continúa al alza, lo que influye de forma directa en las cuentas de las explotaciones agrarias, que no pueden repercutir las subidas de los costes de producción en el precio de venta de sus productos. En este escenario, figura también otro elemento distorsionador como es el impuesto al diésel que el ejecutivo central ha anunciado para el próximo año y que, de llevarse a cabo, contribuirá a minar la rentabilidad agraria.

En concreto, la organización ha solicitado la reducción en el IRPF de la factura del gasóleo en un 35% y, en un 15%, en los plásticos y fertilizantes. Estas medidas, han resultado ser efectivas para los agricultores en los años que se implantaron como consecuencia de las importantes subidas del petróleo.

 

Por una agricultura sostenible, sí a la caza

11 abril, 2018

Los problemas que  causan la fauna silvestre en nuestros campos son igual de antiguos que el intento de los agricultores  de que no se produzcan. Desde  ASAJA hemos apoyado siempre la caza como medida para acabar con las sobre poblaciones de ciertos animales que se alimentan de las raíces, tallos y yemas de cultivos como el cereal, las hortalizas, los frutales o la viña. Asimismo, hemos exigido a las administraciones que interpongan medidas excepcionales y eficaces para reducir los cuantiosos deterioros producidos por esta fauna.

Por ello, la organización agraria apoyará la concentración convocada por la Federación Española de Caza el  domingo, 15 de abril, en la Plaza del Mercado de Logroño, en defensa de una actividad tradicional ligada al medio rural, siempre en el marco del respeto a la legalidad, y que ayuda a mantener la rentabilidad de las producciones agrarias sin generar  desequilibrios entre  las especies modificando su hábitat. ARAG-ASAJA ánima a los agricultores a acudir a esta cita puesto que del apoyo a la caza y del normal desarrollo de esta actividad también depende la economía del agro.

ARAG-ASAJA opina  que la caza es tan necesaria como lo son la puesta en marcha de medidas administrativas eficaces  que sean útiles para garantizar la natural convivencia entre agricultores, fauna silvestre y sustituyan a las actuales, que se demuestran inútiles, complejas y lentas.

La reducción de módulos fiscales del Ministerio de Hacienda no reconoce las pérdidas de las producciones riojanas de fruta de hueso, olivar, almendro, remolacha, alubia verde, guisante y viñedo afectadas por la sequía y la helada

3 abril, 2018

ARAG-ASAJA reclamará al Ministerio, a través de un informe, que incluya a los municipios y producciones de La Rioja afectadas para que se puedan beneficiar de esta medida

El Ministerio de Hacienda publicó ayer la Orden que contempla la reducción de módulos fiscales de IRPF en el sector agrario y ganadero como consecuencia de las inclemencias meteorológicas padecidas en 2017 para la campaña de la Renta que comienza mañana.

Los índices publicados se refieren a especies ganaderas y a ciertos cultivos entre los que no se han considerado algunos que en La Rioja sí se vieron seriamente afectados por la sequía, el pedrisco y la helada del año pasado, como son los cultivos herbáceos, el almendro y el olivar, los cultivos industriales y la fruta de hueso. En el caso de la ganadería extensiva y la apicultura, que sí los ha reconocido el Ministerio, ARAG-ASAJA reclama un tratamiento diferenciado (unos índices menores) dadas las peores condiciones que ya arrastraban de campañas anteriores con las que han tenido que padecer la sequía. Asimismo, la Orden también recoge solamente 59 de los municipios cuyo viñedo se vio perjudicado por la helada de abril de 2017, pero deja fuera a algunos importantes y también afectados, entre ellos, Uruñuela, Cenicero o Fuenmayor.

ARAG-ASAJA considera que esta medida supone un trato desigual con respecto al dispensado a estos mismos sectores en otras comunidades autónomas y por ello está elaborando un informe con los daños y afecciones reales que supondría una modificación de la Orden, para enviar al Ministerio de Hacienda a través de ASAJA.

En dicho documento, ARAG-ASAJA pedirá la consideración para las producciones riojanas de  fruta de hueso ya que en la Orden publicada sólo se estima la pera y en únicamente en dos municipios riojanos. La organización agraria incorporará también las producciones del olivar, el almendro, ambos afectados por la sequía, la remolacha, alubia verde y el guisante, perjudicados por las restricciones de agua. Igualmente, pedirá la inclusión de varios municipios, todos ellos importantes productores de uva, que se vieron afectados por la helada y para los que el Ministerio propone excluir.

Las reducciones de módulos del IRPF aprobadas y publicadas ayer en el BOE corresponden a producciones agrícolas y ganaderas con el siguiente índice de rendimiento neto aplicable: apicultura (0,13), bovino de leche (0,16), bovino de carne extensivo (0,09), bovino de cría extensivo (0,18), cereales (0,18), cunicultura (0,07), albaricoque, cereza, ciruela, melocotón y nectarina (0,20) y leguminosas (0,18). Para ovino y caprino de carne extensivo (0,09), ovino y caprino de leche extensivo (0,18), patata (0,13), porcino de carne extensivo (0,09) y porcino de cría extensivo (0,18). También se detallan los nuevos índices aplicables a la uva con D.O según los términos municipales, que en nuestra comunidad van de 0,06 a 0,22 y a la pera 0,19 en Entrena y Navarrete.

Esta rebaja de los índices de rendimiento netos en la estimación objetiva del IRPF había sido solicitada por ASAJA en las reuniones mantenidas con el Ministerio de Agricultura en el grupo de sequía y con el de Hacienda en las que la organización nacional presentó los informes y estudios oportunos para llevar a cabo esta medida.

 

ARAG-ASAJA inicia una ronda de contactos ante el aumento de los daños en los cultivos por la fauna silvestre

12 enero, 2018

ARAG-ASAJA se reunirá con los partidos políticos y la Federación Riojana de Caza para proponerles y poner en marcha medidas urgentes que palíen el problema que se viene generando en los cultivos, desde hace varios meses, debido al aumento de los daños producidos por la fauna silvestre.

En concreto la organización agraria ha solicitado al Partido Popular, al Partido Socialista, al Partido Riojano y Ciudadanos, reuniones bilaterales para exponerles posibles soluciones para paliar el problema recurrente y cada vez más intenso de los daños en los cultivos provocados por los animales silvestres. Asimismo, con este mismo objetivo y en línea con sus capacidades de actuación, ha solicitado también un encuentro con la Federación Riojana de Caza.

En este contexto, ARAG-ASAJA viene denunciando durante los últimos años el incremento de los daños producidos por la fauna silvestre en los diferentes cultivos, principalmente, en cereales, hortalizas, frutas, olivar y viñedo. Por su parte, el aumento de la fauna se ha producido sobre todo en conejos, jabalíes, corzos y ciervos cuya elevada presencia afecta también a zonas urbanas y vías de tránsito de vehículos.

Estos daños, que siempre se han sucedido en el campo y los agricultores están habituados a ellos con un cierto límite, se han agravado en los últimos años debido a la pertinaz sequía que ha provocado un movimiento mayor de estos animales en busca de alimento y agua, que lo han buscado en los cultivos agrarios. Así, a las zonas más afectadas tradicionalmente, se han sumado las zonas de cultivo que lindan con el Ebro, Alfaro, Calahorra y Rincón de Soto.

Por este motivo y ante la falta de medidas que la administración riojana ha implementado, a pesar de las reiteradas solicitudes de la organización agraria, incluida la modificación de la Ley de Caza, ésta ha puesto en marcha esta ronda de contactos para tomar conciencia del problema y abordar posibles medidas antes de la brotación de los cultivos y la intensificación de las labores agrícolas en la salida del invierno.

 

 

ARAG-ASAJA considera insuficiente la prórroga de 5 años para el uso del glifosato

18 diciembre, 2017

La organización agraria cree que la Comisión ha promovido la politización del asunto, dejando su debate en manos de los Estados miembros

 ARAG-ASAJA considera insuficiente el periodo de 5 años aprobado por la Comisión para la renovación de la autorización del glifosato, máxime cuando se han obviado los informes de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA) que, tras evidencias científicas, han asegurado que este producto no se puede catalogar como cancerígeno.

La Comisión Europea ha aprobado la renovación de la autorización del glifosato por 5 años y no 10, como inicialmente propuso, o 15, como pedía el sector agrícola. En vez de tomar una decisión técnica, el debate se trasladó a los Estados miembro, que no llegaron a un acuerdo sobre la fecha, y tuvieron que elevar la cuestión al Comité de Apelación, donde finalmente  se votó y se llegó a este acuerdo.

ARAG-ASAJA rechaza que el debate y el voto se haya delegado en los Estados miembro, restando importancia a los informes científicos que es el marco donde debe dilucidarse este tipo de asuntos. Sin embargo, la polémica y el desacuerdo entre los Estados miembro ha generado un clima de mala imagen del sector agrario y de incertidumbre entre los propios agricultores que no le favorece, muy al contrario, perjudica su trabajo y planificación. El glifosato, junto con otras herramientas de que disponen los agricultores, contribuye a proporcionar a la creciente población un suministro de alimentos seguros y a garantizar la conservación de la agricultura, así como a la fertilidad del suelo.

La decisión de renovar esta sustancia tan utilizada no debe basarse ni en cuestiones emocionales ni políticas solo en bases científicas, que confirman que los agricultores europeos cumplen elevadas normas de seguridad, disponen de una adecuada formación para aplicarlos y los equipos de pulverización son objeto de inspecciones periódicas.

ARAG-ASAJA considera que las autoridades europeas deben defender y consolidar la confianza en nuestro sistema de uso sostenible de herbicidas y no inducir a los  ciudadanos a cuestionar nuestras prácticas agrícolas como consecuencia de debates infructuosos y populistas que no hacen sino generar miedo sin criterios científicos fiables.

Las organizaciones agrarias apoyan la inclusión del Ebro en el paquete de medidas contra la sequía

5 diciembre, 2017

En relación con la situación prolongada de sequía que lleva acarreando el campo riojano en los últimos meses y que ha derivado en una situación de crítica en algunos cultivos y en la ganadería en general; las organizaciones agrarias de La Rioja, ARAG-ASAJA, UAGR y UPA, apoyan la modificación del proyecto de Ley de medidas contra la sequía, propuesta por el Congreso, que, entre otras cosas, incluye la cuenca del Ebro, que no lo estaba en la proposición inicial planteada por el Gobierno de España.

Las organizaciones riojanas consideran, asimismo, un agravio comparativo la decisión de aplicar medidas a algunas cuencas, dejando fuera otras, como el Ebro; teniendo en cuenta, además, la situación inédita y objetivamente crítica de las producciones riojanas que obligan a considerar otros indicadores que los establecidos hasta la fecha para catalogar una situación de sequía y la puesta en marcha de medidas. Por ejemplo, la cantidad de agua embalsada cuyo índice, en La Rioja, es el más bajo de España y, sin embargo, ha quedado excluida del paquete de medidas.

Asimismo, declaran, que la actual situación requiere de la puesta en marcha de otras medidas preventivas que eviten que se vuelvan a dar estas circunstancias. Estas medidas son las siguientes:

– Revisión del Decreto Nacional contra la sequía y de las medidas que contempla para afrontar estas situaciones por ineficientes u obsoletas. En el caso concreto de la cuenca del Ebro, piden que su análisis se realice de manera independiente entre los dos márgenes, ya que su uso y comportamiento no es el mismo, ni siquiera el índice de pluviometría, siendo además, una eminentemente agraria y, la otra, más utilizada para otros usos.

– Activación de las comisiones de seguimiento por cuentas (creadas en el Decreto contra la Sequía), para situaciones como la actual, con la participación de todos los agentes afectados para el análisis y la valoración de algunas medidas.

Estas medidas serán expuestas por las organizaciones agrarias en una carta que enviarán a la Ministra de Agricultura y al Consejero de Agricultura.

ARAG-ASAJA acoge con satisfacción las medidas aprobadas para favorecer al sector agrario y a la ganadería extensiva en particular

8 mayo, 2017

La reducción de módulos del IRPF publicada por el Gobierno junto a las ayudas económicas aprobadas en el Parlamento riojano a petición de ARAG-ASAJA, suponen un balón de oxígeno para la ganadería extensiva riojana

ARAG-ASAJA acoge con satisfacción la publicación por parte del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de los nuevos módulos reducidos del IRPF correspondientes a la campaña 2016 para hacer frente a situaciones excepcionales. Esta rebaja fiscal, unida a la enmienda promovida a finales de año por la organización a los presupuestos generales de la región, ayudará a la ganadería extensiva riojana a paliar la crítica situación que padece derivada del sobrecoste de la adquisición de la alimentación debido a la falta de agua que sufre la sierra riojana.

ARAG-ASAJA valora positivamente la publicación de esta Orden de reducción de módulos y la sensibilidad de los grupos políticos riojanos que apoyaron en el Parlamento la enmienda promovida a finales de año por la organización, para dotar económicamente al sector con ayudas por valor de 800.000 euros, lo que permitirá paliar en parte la crisis en la que está sumida la ganadería extensiva en nuestra comunidad, motor económico de muchos municipios de la sierra riojana.

Las rebajas aprobadas con carácter general para toda España son las siguientes:

 

Producción Módulo nuevo Módulo anterior
Bovino de leche 0,16 0,20
Apicultura 0,18 0,26
Bovino de carne extensivo 0,09 0,13
Bovino de cría extensivo 0,18 0,26
Cunicultura 0,07 0,13
Ovino y caprino de carne extensivo 0,09 0,13
Ovino y caprino de leche extensivo 0,18 0,26
Porcino de carne extensivo 0,09 0,13
Porcino de cría extensivo 0,18 0,26
Cereales 0,18 0,26
Tomate 0,18 0,26

 

Seguros, sí, pero no así

23 enero, 2017

Javier Rubio. Presidente de ARAG-ASAJA

 

En los últimos años, los agricultores y ganaderos se han concienciado de la importancia del seguro agrario para garantizar la protección de sus producciones agrícolas y ganaderas, lo que se ha reflejado en el incremento de la contratación de las pólizas. La trascendencia de este hecho reside en el cambio de mentalidad que supone pasar de considerar el seguro como un gasto prescindible, a pensar en él como una inversión preventiva ante el riesgo de perder la actividad de todo un año por las inclemencias meteorológicas. Esto se ha logrado gracias al esfuerzo de todo el sector y el apoyo de las distintas administraciones. Pero los recortes de la crisis parece que no han acabado en el sector agrario porque el Ministerio de Agricultura ha reducido el porcentaje de ayuda destinado a esta partida, encareciendo el coste de la póliza para el agricultor. El recorte de 10 puntos de la subvención a las líneas de seguros que aún no se han contratado para la próxima campaña, como es el caso de la fruta cuyo plazo concluye a finales de febrero, representa un salvaje encarecimiento de las pólizas que suponen un 20 por ciento más en algunos casos. Este recorte se mantiene para todas las líneas en el plan de seguros 2017, aprobado a finales de año con el mismo presupuesto que el actual.

Si en todos los sectores económicos y en nuestro ámbito personal los seguros son imprescindibles, en el agro duplican su importancia por varios motivos. Por un lado, la actividad agraria produce bienes de primera necesidad que son vitales para la subsistencia del hombre y que son la base de nuestra alimentación. Por otro, los requisitos y normas legales (salud y seguridad alimentaria, cumplimientos medioambientales…) son cada vez mayores y más costosos, lo que supone un agravio económico que hay que compensar de alguna manera. Estamos hablando, además, de una actividad intervenida, exenta de la libertad de mercado que pueden gozar otros sectores y con un desarrollo planificado al albur de las diferentes administraciones que son corresponsables de su devenir y rentabilidad. Y, finalmente, son estrictamente necesarios, ya que cada vez son más los riesgos sanitarios y ambientales incontrolables a los que nos enfrentamos, riesgos como la mayor resistencia de algunas plagas; la aparición de nuevas enfermedades o los daños de fenómenos atmosféricos que siguen amenazando nuestras cosechas .

Resulta contradictorio que, por un lado, el propio Ministerio se fije como objetivo la implantación y universalización del seguro agrario y, por otra parte, recorte las ayudas a éste consiguiendo el efecto contrario. Con la adopción de esta medida está promoviendo el abandono de la contratación y que muchos agricultores y ganaderos dejen de asegurar sus explotaciones por lo inasumible para sus economías que supone este incremento, dejando su suerte a merced del cielo.

Y en los mejores casos, supondrá la migración hacia pólizas más baratas pero con menor cobertura, un sinsentido que hará retroceder la concienciación y el índice de suscripciones conseguido hasta la fecha.

Así, en  algunos sectores como la fruta, un producto perecedero y muy sensible cuya contratación del seguro resulta indispensable ya que cualquier merma en su desarrollo deprecia su venta en fresco, se había alcanzado el 80 por ciento de la superficie asegurada y ahora volveremos atrás en una secuencia involutiva y contradictoria con el mensaje que se traslada.

El seguro también es importante para el sector pecuario. En la ganadería resulta indispensable  por ejemplo, para la retirada y destrucción de animales muertos. Se trata de un seguro caro que cuenta con subvención regional pero que resulta insuficiente.  La Consejería  debe buscar fórmulas alternativas que sean más sostenibles económicamente, como puede ser un sistema público de retirada y destrucción y el pago de una tasa.

Todos estamos de acuerdo en que la suscripción de los seguros agrarios es una responsabilidad del agricultor y ganadero pero debe estar apoyada por la Administración. Para ello, tenemos que ser conscientes de la realidad, del precio de los productos primarios en los puntos de venta que nada tiene que ver con el percibido por el agricultor o ganadero y de las normativas que hay que cumplir, que siempre suponen un coste añadido.

Desde ARAG-ASAJA, podemos entender que existan problemas económicos para dotar presupuestariamente de manera holgada al sistema de seguros agrarios pero, por eso mismo, exigimos al Ministerio de Agricultura que establezca unos criterios prioritarios a la hora de conceder este tipo de ayudas que favorezcan a la agricultura y a la ganadería profesional. Si queremos calidad en nuestro sector, se debe establecer una política de prioridad a la hora de conceder ayudas para los seguros agrarios, de manera que sean los agricultores profesionales los principales destinatarios de estas  subvenciones , aquellos que nos aseguran un suministro de alimentos seguros y de calidad.

ARAG-ASAJA constata la reparación de algunos caminos rurales de Calahorra y recuerda que quedan por arreglar otros de gran tránsito e importancia para los agricultores

1 diciembre, 2015

ARAG-ASAJA reclama al Ayuntamiento de Calahorra la reparación de varios caminos rurales que quedan pendientes, tras la petición que le formuló el pasado mes de julio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El presidente de ARAG-ASAJA, Javier Rubio, y un grupo de agricultores de la organización agraria se reunieron en el mes de julio con la entonces concejal de Agricultura de Calahorra, María Teresa Antoñanzas, así como con la anterior directora general de Desarrollo Rural, María Martín, para solicitarles el arreglo urgente de los caminos rurales del término municipal de Calahorra, dado su deterioro y difícil tránsito, fruto de los daños causados por el Ebro a comienzos del año, así como por su falta de mantenimiento durante varios años.

En concreto, los caminos más cercanos a los términos de Aldeanueva de Ebro y Rincón de Soto requerían mayor urgencia por la proximidad de la campaña de fruta. La buena predisposición del Ayuntamiento ante la petición de la organización y la importancia que el buen estado de los caminos tiene en la actividad agraria propició el inicio del arreglo de éstos. Además y para velar por ello, ARAG-ASAJA ha conseguido ser miembro de la Comisión Local de Caminos, desde donde trabajará para el correcto mantenimiento de las infraestructuras rurales de Calahorra.

A fecha de hoy son varios los caminos ya reparados, aunque aún quedan otros de importante tránsito por arreglar, como son los de El Sazar, Ontañón y Cascajo, caminos que, según ha informado el Ayuntamiento a ARAG-ASAJA, serán reparados en breve a través de la contratación externa o mediante medios propios.

ARAG-ASAJA reconoce el esfuerzo del Ayuntamiento de Calahorra por el comienzo de los trabajos de reparación de los caminos y le insta a finalizar dichas obras en el menor plazo posible. Así mismo, recuerda que el mal estado de los caminos se produjo por su falta de mantenimiento durante años, situación que no debe volver a producirse bajo ningún concepto dado que las consecuencias de tener unas vías mal mantenidas son numerosas y las sufren los agricultores y ganaderos, que son los que necesitan transitarlas para poder realizar su trabajo diario.