enlace
Aldeanueva de Ebro
Domingo
34°  14° 
Lunes
33°  20° 
Martes
32°  17° 
tiempo.com   +info

CAMPO RIOJANO

El medio de comunicación de los agricultores y ganaderos riojanos

Vitivinicultura

25 de Junio, 2017

ASAJA aumenta los apoyos de los viticultores y consigue acreditar más de la mitad de las hectáreas

31 Mayo, 2017

La organización agraria trabajará en los próximos años por la capacidad de autogestión del sector vitivinícola riojano

ASAJA ha aumentado su representación en el Consejo Regulador y la Organización Interprofesional del Vino de Rioja y ha conseguido más de la mitad de las hectáreas que han concurrido al proceso de renovación de ambos órganos que se celebró el pasado mes de abril. En total, ha conseguido aglutinar 12.930 hectáreas que suponen el 51,24% de las que han participado (49,42% en 2012). También ha aumentado el apoyo de los viticultores, que ha pasado de un 42% a un 45% y que suponen 2.412 votos.

Este aumento también se ha reflejado en la representatividad de los votos de la organización agraria, que ha pasado de 30 de 60 en el periodo anterior, a 29 de 57 en el periodo que comienza ahora. Además, han mantenido los 4 vocales que ya consiguió en 2012.

Con estos resultados, ASAJA es la organización más apoyada por los viticultores y se mantiene decisiva para la consecución de acuerdos.

En este proceso de renovación del Consejo y la Interprofesional han participado 5.264 viticultores, que han supuesto un 59,45% del total con derecho a acreditación. Respecto al censo de hace cuatro años, en 2012, el número global de viticultores ha descendido en 990, lo que ha propiciado (como en años anteriores) un aumento de la media de hectáreas por viticultor; de 3,47 has/ viticultor en 2004; a 4,12 en 2012 y a 4,79 en 2017.

Los resultados del proceso que se ha celebrado durante el mes de abril han sido positivos para ASAJA y también para la UPA, que ha sumado 28 viticultores nuevos y 1.240 hectáreas, mientras que el resto de organizaciones agrarias ha descendido en ambos parámetros (hectáreas y apoyos individuales).

El presidente de ARAG-ASAJA ha valorado muy satisfactoriamente los resultados y ha confirmado que “avalan el trabajo y la actitud de ASAJA en el Consejo y como organización agraria; negociando y consiguiendo acuerdos favorables para los viticultores”.

Asimismo, Javier Rubio ha manifestado que ASAJA trabajará por la continuidad del modelo de Rioja más allá de 2030 y con ese fin “el sector debe poder regularse, especialmente en lo que se refiere al crecimiento de masa vegetal”.

Finalmente, en lo que respecta al papel de ASAJA en el Consejo Regulador, Javier Rubio ha explicado que desde la organización agraria trabajarán para que:

  • Se mejore el valor de la marca Rioja para poder aumentar el valor y el margen para todos los miembros del sector
  • Mejorar y optimizar la política de promoción.
  • Crear una comisión vitícola en la que se valorice el viñedo y las prácticas agrarias como elemento de prestigio y diferenciación de la Denominación.
  • Identificar las singularidades que hay dentro de la propia Denominación de Origen
  • Poner en marcha medidas que mejoren la gestión de la explotación familiar, por ejemplo, facilitando el uso de la cartilla compartida.

 

 

 

 

 

 

ARAG-ASAJA recomienda a los agricultores a que informen cuanto antes al seguro de los siniestros producidos por las heladas de la pasada noche

28 Abril, 2017

Durante la pasada noche se han producido heladas intensas en una amplia zona de la Rioja Alta, Rioja Alavesa y en una zona del Alhama-Linares, que han afectado a los cultivos con diferentes grados de afección, especialmente al viñedo y a los frutales. Según algunos agricultores afectados, por extensión, es la helada más importante que han visto nunca.

Los daños están siendo cuantificados por los productores y por las entidades aseguradoras y ARAG-ASAJA recuerda a los agricultores que den parte de estos daños al seguro para que su siniestro sea advertido. Precisa además, que los daños pueden pasar desapercibidos a simple vista ya que la helada puede parecer que no ha tenido lugar. Por este motivo, la organización recomienda que no se haga ninguna intervención en las plantas, no sea que se eliminen muestras necesarias hasta hablar con los peritos del seguro y que éstos evalúen las consecuencias.

Los daños se han producido principalmente en viñedo y en frutales (donde el índice de suscripción es más generalizado dado que las consecuencias suelen ser mayores) y habrá que esperar la evolución de la remolacha, patata, guisante verde y la espigación de los cereales. Dentro de los siniestros asegurables, el hielo no es una práctica generalizada, por eso ARAG-ASAJA insiste en la importancia de asegurar los cultivos para este tipo de inclemencias.

En cuanto a las recomendaciones para los próximos días, ARAG-ASAJA advierte:

  • Que no se actúe sobre los cultivos hasta que no pase el riesgo de heladas (la próxima noche continúa bajo este riesgo).
  • Que los agricultores que tengan seguro den parte inmediatamente de los daños y que no acometan ninguna intervención hasta que el perito de los seguros haya pasado por la finca, para evitar la eliminación de muestras necesarias o que consulten con la oficina de ARAG-ASAJA más cercana para que les indiquen cómo actuar.
  • Que, tras asegurarse de los dos puntos anteriores, las actuaciones deben consistir en eliminar toda la zona afectada de la planta (brotes o ramas enteras) para dar paso a nuevos brotes.

Asimismo, ARAG-ASAJA reclama a Agroseguro agilidad y que pongan en servicio al mayor número de técnicos para que realicen las evaluaciones de los daños lo más rápidamente posible con el fin de que los agricultores pueden efectuar las intervenciones necesarias en los cultivos.

Por último, la organización reclama al Ministerio que restablezca el porcentaje de ayudas para la contratación de seguros para proteger a los agricultores de fenómenos devastadores como éste. Asimismo pide que, de cara a la Declaración de la Renta del próximo año, el Ministerio tenga en cuenta esta incidencia para la revisión de los coeficientes correctores.

La Comisión Europea manifiesta a ARAG-ASAJA que la liberalización del viñedo prevista para 2030 es una decisión política que podría cambiarse

26 Abril, 2017

La posibilidad de limitar el reparto de viñedo por agricultor y año es una decisión del Consejo, el Parlamento y la Comisión Europea

 El presidente de ARAG-ASAJA, Javier Rubio, ha pedido esta mañana, en Bruselas, que la Comisión Europea revise la liberalización de plantaciones de viñedo prevista para el año 2030 porque de llevarse a cabo podría suponer el quiebro de un sector estratégico para miles de explotaciones familiares en la Denominación de Origen Rioja.

Varios responsables de ARAG-ASAJA, acompañados por la diputada europea, Esther Herranz, que ha facilitado dicho encuentro, se han reunido esta mañana con la directora general de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, María Ángeles Benítez, y varios funcionarios del mismo departamento para pedirles una alternativa a la desaparición del control del potencial vitícola que en la actualidad tiene la Denominación Rioja y que podría producirse si se lleva a cabo la liberalización prevista en la última reforma de la OCM del Vino.

Los representantes de la Comisión Europea han expresado que la decisión de la liberalización del viñedo para el año 2030 obedece a un parecer político y “como tal, podría cambiarse si así lo decide el Consejo y el Parlamento, ya que es un tema sujeto a codecisión” han manifestado los miembros de la Comisión Europea.

Rubio le ha expuesto las características de nuestra Denominación basada en el modelo europeo de Denominaciones de Origen arraigadas a la tierra y a un sistema de calidad y de control de los más rigurosos de España y de la Unión Europea; con un reparto equilibrado de la riqueza distribuido entre los viticultores que son los que suministran la materia prima y, por otro lado, las bodegas, que son las que elaboran y comercializan el vino en su mayor parte; así como la estabilidad existente entre las producción y las ventas. Todo ello, ha manifestado el presidente de ARAG-ASAJA, gracias a la autogestión integral que realiza el propio sector, tanto de su potencial productivo como de su propio reglamento, “por eso es importante, posible y adecuado que nuestra Denominación continúe controlando su potencial vitícola” ha expresado Javier Rubio.

En este sentido y dentro del actual marco legal, de llevarse a cabo el control del potencial por parte de la Interprofesional éste debería basarse en la calidad, no en cuestiones económicas ni de mercado, les han trasladado los responsables de la Comisión Europea.

Javier Rubio les ha consultado también sobre cómo iba la propuesta que solicitó ARAG-ASAJA al Ministerio (de la que la Comisión Europea ha confirmado que ya ha recibido), para que, dentro del reglamento Omnibus y en el marco del reparto de las autorizaciones de viñedo, se limite la superficie máxima distribuida por agricultor y año, a lo que los responsables de la Comisión Europea han contestado que para modificar la norma actual tiene que haber un acuerdo al respecto entre la Comisión, el Consejo y Parlamento. La dilatación de dicho acuerdo condicionará que su aplicación se produzca en 2018 o más tarde.

Esta reunión se enmarca en la solicitud que realizó ARAG-ASAJA a la Comisión Europea hace tres meses con el objetivo de exponerle su rechazo a la liberalización de plantaciones o, al menos, aspirar a poder controlar su potencial vitícola si ésta llega a llevarse a cabo. El encuentro se ha celebrado gracias a la interlocución de la diputada europea, Esther Herranz.

ARAG-ASAJA está liderando esta acción y pone en valor esta forma de trabajar para conseguir un objetivo, reuniéndose con las entidades y representantes necesarios para alcanzarlo. La organización agraria invita al resto de organizaciones agrarias a que se unan a este frente en vez de criticar lo que hacen los demás, como suelen hacer.

 

El presidente de ARAG-ASAJA pedirá mañana en Bruselas a la Comisión Europea que Rioja pueda controlar su potencial vitícola

25 Abril, 2017

El presidente de ARAG-ASAJA, Javier Rubio, solicitará mañana, en Bruselas, a la directora general de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, María Ángeles Benítez, que la Denominación Rioja pueda controlar su propio potencial vitícola más allá de la liberalización de plantaciones de viñedo que está prevista para 2030.

Javier Rubio solicitó esta entrevista a la Comisión Europea hace tres meses con el objetivo de exponer ante el ejecutivo comunitario la posición de la Denominación de Rioja en el marco de posible liberalización de plantaciones y, en concreto, el modelo de explotación familiar que se da y los miles de viticultores que viven de sus explotaciones. En la reunión, en la que participarán también el vicepresidente de la organización, Agustín del Campo, así como el coordinador de Política Agraria, Igor Fonseca, consultarán a María Ángeles Benítez cómo puede autogestionar su potencial Rioja dentro del actual marco normativo de la OCM del Vino.

María Ángeles Benítez es directora general adjunta para las Direcciones de Internacional; Calidad, Investigación e Innovación y Extensión y Análisis de Políticas, Estrategia y Simplificación de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea.

La reunión tendrá lugar en la sede del la Comisión Europea, en Bruselas, mañana, miércoles, a las 11h.

ARAG-ASAJA pide el apoyo de los viticultores para ‘blindar’ el modelo de Rioja ante la liberalización de viñedo

7 Abril, 2017

El secretario general de ARAG-ASAJA, José Antonio Torrecilla y el coordinador de política agraria, Igor Fonseca, han pedido hoy el apoyo de los viticultores para ASAJA en el proceso de renovación de la representatividad de la Interprofesional del Vino de Rioja y del Consejo Regulador que se está celebrando durante este mes de abril. Los responsables de la organización agraria han afirmado que “apoyar a ASAJA es garantizar el futuro del viñedo” en un contexto de previsible liberalización de viñedo que se producirá en 2030.

“Pedimos al apoyo para ASAJA porque trabajamos para alcanzar acuerdos que favorezcan a los viticultores y porque preferimos equivocarnos y seguir haciendo que dejar de hacer por no errar”, ha subrayado el secretario general de ARAG-ASAJA sobre la diferenciación de la organización agraria frente a otras opciones.

El principal problema al que se enfrentan los viticultores en la actualidad es la liberalización para finales de la próxima década y el objetivo para ASAJA es, si no se puede evitar este desenlace, llegar a esa fecha con un modelo consolidado y que garantice la continuidad del sector. Para conseguir este objetivo, ASAJA propone un sistema de máxima protección, o blindaje, del estatus actual de las explotaciones de los viticultores. Dentro de este marco y con el fin de mejorar la calidad del viñedo de la Denominación, se podrían seguir parámetros excelentes, mediante, por ejemplo, el cambio de plantaciones de viñedo de parcelas con suelos menos aptos a otros que sí lo son (mediante permutas o lo que se decidiera).

El nuevo modelo debería estar en manos de la Denominación, no de la administración, y exigiría los 150 votos necesarios para el aumento de plantaciones. Tal y como han manifestado los responsables de ARAG-ASAJA, “este referente ya existe en algunas denominaciones francesas, lo que nos ha llevado a considerar que podría ser el apropiado para nuestro territorio”, ha explicado José Antonio Torrecilla.

Otra línea de trabajo que ASAJA emprenderá en el próximo periodo de la Denominación será aumentar el precio de las uvas a través de dos acciones; por un lado, reconociendo e incentivando las buenas prácticas agrarias de los viticultores con premios; y en segundo lugar, creando una Comisión Vitícola dentro del Consejo Regulador que promueva y coordine estas buenas prácticas.

La organización agraria también propone orientar la labor del control que realiza el Consejo Regulador hacia la generación de valor en las uvas teniendo en cuenta las características vitícolas de nuestra Denominación y que ésta no suponga un aumento de la carga administrativa para el viticultor. Asimismo, propone aplicar medidas para mantener los viñedos viejos sin que suponga una merma de la rentabilidad de la explotación agraria.

Todas estas acciones deberán realizarse a través del Consejo Regulador, que debe ser, ha explicado Torrecilla “el instrumento más importante de desarrollo del sector”. Para que este órgano ser útil y respetado, debe ser también “ejemplar en sus resoluciones y reacciones antes conductas que vayan contra sus normas o atenten contra su imagen”, ha puntualizado.

Balance 2013-2017

Respecto a lo que ha realizado ARAG-ASAJA durante estos últimos cuatro años en el Consejo Regulador, Igor Fonseca ha destacado los siguientes hitos:

  • Desbloqueo del Consejo Regulador para garantizar su funcionamiento y el de la Denominación.
  • Contención de la masa vegetal para evitar la plantación indiscriminada de viñedo y la entrada de ‘transfer’.
  • Que un viticultor ocupara la presidencia del Consejo y que fuera de ARAG-ASAJA.
  • Solvencia y logros durante la presidencia del viticultor como el reconocimiento del Consejo Regulador como Corporación de Derecho Público.
  • Creación del Grupo de venta de uva y vino, para mejorar las condiciones de compra de los viticultores ante las bodegas.
  • Modificación del Real Decreto de potencial vitícola para favorecer a los agricultores profesionales.

Defensa ‘a ultranza’ del viticultor y actitud proactiva para alcanzar acuerdos

Respecto a lo que diferencia a ASAJA de otras organizaciones como alternativa para representar a los viticultores de la Denominación, ambos responsables han explicado que el principal objetivo de su organización es defender “a ultranza” la posición del viticultor y aumentar su rentabilidad.

Para ello, su forma de actuar es siempre la de participar en todas las mesas donde se debatan y decidan cuestiones que afecten a los viticultores y, entre los socios de la organización, tomar la decisión más adecuada. Según ha expresado José Antonio Torrecilla, “en ASAJA preferimos actuar y equivocarnos que dejar de hacer por no equivocarnos; si nos equivocamos, lo evaluamos y lo reconducimos; pero siempre nos ha caracterizado la actitud activa y la voluntad de llegar a acuerdo”

“Creemos que el horizonte de posible liberalización que tenemos delante nos obliga a actuar en conjunto, todos a una, para que nuestra Denominación siga siendo un referente, así que no nos  podemos permitir la crítica sistemática ni la división”, ha concluido Torrecilla.

Conclusiones jornada ‘El valor de Rioja está en sus principios’

30 Marzo, 2017

 

  1. Es mejor ser una gran denominación que una denominación grande.
  2. La clave de todo está en el consenso y en los acuerdos, para ello, hay que tener predisposición y disposición; acordar supone perder en lo individual para ganar en lo colectivo.
  3. Un presidente del Consejo debe ilusionar al sector. La Denominación tiene que mantener como objetivos la calidad, la diferenciación y el prestigio.
  4. El papel del Consejo debe ser ordenar el sector, poner en marcha sus decisiones, defender sus intereses y promocionar el producto.
  5. Para desarrollar un producto y una región, no podemos dejar a nadie fuera sino que todas las asociaciones deben estar integradas. El beneficio de todos se construye con la participación de todos.
  6. La estabilidad para conseguir una planificación económica y la igualdad de requisitos, obligaciones y derechos para todos fue un avance que se consiguió con la Interprofesional.
  7. Los acuerdos son fundamentales para asegurar el desarrollo de la DO.
  8. La renovación de las presidencias no debe impedir o abortar el desarrollo de proyectos a medio y largo plazo. La misión de un presidente del Consejo tiene que ser facilitar los acuerdos y dar continuidad a un proyecto y no se debe circunscribir a un tiempo concreto.
  9. El desarrollo de decisiones estratégicas debe poder realizarse con mayor agilidad.
  10. El planteamiento para desarrollar el crecimiento de cualquier denominación debe respetar sus principios y basarse en lo que le caracteriza, no debemos avanzar sin perder lo que somos.
  11. La fecha de 2030 puede revisarse y depende de una decisión política donde el sector tiene mucho que decir.
  12. La autorregulación del sector, bajo cualquier fórmula objetiva, debe ser un instrumento valorado por los poderes políticos y reconocerse en la próxima reforma de la PAC.
  13. Un producto complejo y acogido a una indicación de calidad, como es el Rioja debe poder acogerse a normas excepcionales en materia de competencia.
  14. Todos somos necesarios para la construcción de la Denominación, con las diferentes sensibilidades pero con un mismo objetivo.
  15. El poder de la Denominación está en manos de los viticultores, pero ellos se lo tienen que creer.
  16. La uva buena hay que pagarla bien, pero hay que hacerla. Es más difícil hacer buena uva, que hacer mucha. El éxito llega de lo difícil.
  17. Estamos en un momento en que debemos decidir qué queremos que sea Rioja.
  18. El viejo mundo es un valor diferencial en sí mismo que hay que aprovechar como ventaja comparativa.
  1. Hay que ser honesto y coherente en el reconocimiento de lo singular.
  2. Rioja acoge buena parte de los grandes viñedos del mundo
  3. Hay que reconocer y recompensar la calidad a través del valor.
  4. Los viticultores deben ser protagonistas del cambio.

 

ARAG-ASAJA organiza este jueves una jornada con expertos del sector sobre el mantenimiento del modelo de Rioja ante la futura liberalización de plantaciones

27 Marzo, 2017

El director general de las organizaciones interprofesionales francesas, Jérôme Agostini, explicará cómo se articulan las denominaciones francesas
ARAG-ASAJA ha organizado una jornada de debate y reflexión sobre cómo mantener el modelo social y económico de Rioja en el marco normativo de probable liberalización de plantaciones de viñedo a partir del año 2030 que supondrá un cambio completo respecto a lo que conocemos en la actualidad. Y, unido a esto, la oportunidad de aumentar su valor aprovechando la aportación singular y cualificada de su materia prima, producida por viticultores especializados en elaborar calidad de acuerdo a unos parámetros objetivos.

La jornada, que se celebrará el jueves, 30 de marzo, por la mañana, en el restaurante Delicatto, lleva por título, ‘El valor de Rioja está en sus principios’, refiriéndose a los principios normativos de la Denominación y a la aportación del principio de la cadena de valor, que son las uvas; se articulará en tres mesas redondas que contarán con personalidades de prestigio dentro del sector, expertos en normativa vitivinícola, enólogos y bodegueros de referencia, además de los ex-presidentes del Consejo Regulador.

El objetivo de ARAG-ASAJA con esta jornada es aumentar el valor de las uvas a través del reconocimiento de la labor de los viticultores en la elaboración del vino de Rioja y, por otro lado, trabajar sobre un modelo de máxima protección de la Denominación que garantice su continuidad, más allá del horizonte de liberalización de plantaciones (2030), al estilo de algunas denominaciones francesas. Para conocer cómo es este modelo francés, el evento contará con la participación de Jérôme Agostini, director general de las organizaciones interprofesionales francesas, quien explicará sus características y cómo se gestionan.  En esta misma mesa, denominada ‘El blindaje como garantía de futuro’, también participará  José Luis Benítez, director general del Grupo Rioja; Carmen Pérez, letrada de la Interprofesional del Vino de Rioja y la diputada europea, Esther Herranz. Este debate estará moderado por Félix Pérex, abogado especialista en derecho vitivinícola.

El aumento del valor de Rioja a través de la aportación de sus uvas, se abordará en la mesa redonda que contará con las intervenciones de tres viticultores y bodegueros de Rioja que han construido su ‘marca’ teniendo en cuenta la aportación de todas las tareas de la cadena de valor, el cultivo, la producción de las uvas y la elaboración del vino. Álvaro Palacios, Marcos Eguren y Agustín Santolaya, versarán sus trayectorias, diferentes y singulares las tres pero con los mismos principios integradores. En la mesa, participará también Pablo Franco, director de los Servicios Técnicos del Consejo Regulador y el presidente de ARAG-ASAJA, Javier Rubio, que pondrá en valor la importancia de la materia prima para conseguir un vino de prestigio con una imagen fuerte y coherente. Conducirá este debate el periodista de Diario La Rioja, Toño del Río.

La jornada contará también con los ex-presidentes del Consejo Regulador, Santiago Coello, Ángel del Jaime Baró, Víctor Pascual y Luis Alberto Lecea, quienes explicarán su experiencia al frente de la entidad y la aportación de la misma a la construcción del modelo que hoy es Rioja. La mesa estará moderada por Lola Zuazo, responsable de Comunicación de ARAG-ASAJA.

Las mesas finalizarán con unas conclusiones sobre las ideas que se han manifestado y debatido durante el debate, que serán expresadas como clausura de la jornada.

 

JORNADA ‘EL VALOR DE RIOJA ESTÁ EN SUS PRINCIPIOS’

Restaurante Delicatto. Logroño

10.00h. MESA 1. Pasado, presente y futuro del Consejo Regulador

(Ex-presidentes del Consejo Regulador)

  • Santiago Coello (1982-1992)
  • Ángel de Jaime Baró (1992-2004)
  • Víctor Pascual (2004-2013)
  • Luis Alberto Lecea (2013-2015)

Modera: Lola Zuazo, responsable de Comunicación de ARAG-ASAJA

 

11,15h. MESA 2. El blindaje como garantía de futuro

  • Jérôme Agostini, presidente de las organizaciones interprofesionales francesas
  • José Luis Benítez, director general del Grupo Rioja
  • Carmen Pérez, abogada y letrada de la Interprofesional del Vino de Rioja
  • Esther Herranz, diputada europea y responsable española de Agricultura

Modera: Félix Pérez, abogado y miembro de la Asociación

Internacional de Juristas de la Viña y el Vino

 

 

13,00h. MESA 3. El valor de Rioja (también) está en sus uvas

  • Álvaro Palacios, enólogo y bodeguero
  • Marcos Eguren, viticultor y enólogo
  • Agustín Santolaya, ingeniero agrónomo
  • Pablo Franco, director de los Servicios Técnicos del Consejo Regulador
  • Javier Rubio, presidente de ARAG-ASAJA

Modera: Toño del Río, periodista de Diario La Rioja

 

Lectura de conclusiones

ARAG-ASAJA denuncia la indefinición de algunas condiciones para solicitar las nuevas plantaciones de viñedo cuyo plazo comienza hoy

1 Febrero, 2017

La Consejería de Agricultura ha modificado los requisitos para considerar al solicitante como jefe de explotación y todavía no ha difundido cuáles serán

 

Hoy comienza el periodo de solicitud de nuevas plantaciones de viñedo para 2017 y la Consejería de Agricultura ha derogado (mediante publicación en el BOR de hoy) los requisitos que definen al jefe de explotación que estaban contenidos en la circular que aprobó en noviembre, con lo que los nuevos solicitantes no saben cómo justificar, ahora y desde hoy que se ha abierto el plazo, su condición de jefe de explotación.

Esta circular era el marco jurídico, junto con el Real Decreto que regula el potencial de producción vitícola, que determinaba los criterios justificativos para garantizar la profesionalidad del solicitante. Su derogación, que se ha realizado, además, sin previo aviso y con el desconocimiento de las organizaciones agrarias, supone que la Consejería de Agricultura ha dejado la acreditación de jefe de explotación a lo que disponga el Decreto de potencial vitícola que aún está sin aprobar y cuyo contenido se desconoce.

La organización considera inaceptable esta situación de desconocimiento para los viticultores y lamenta la indefinición de la Consejería para aprobar unos criterios claros a favor del viticultor profesional y del joven viticultor tal y como reclama ARAG-ASAJA que se deben orientar.

La organización agraria exige que en la definición de jefe de explotación se endurezcan los controles, que se pida como requisito indispensable el pago a la seguridad social agraria para justificar esta figura  y garantizar  la profesionalidad del solicitante para que exista una actividad agraria real.

Hasta hoy, se consideraba titular y por tanto jefe de explotación al solicitante que estuviese inscrito en el REA antes de finalizar el plazo de la solicitud única del año anterior; y en el caso de que su inscripción fuese posterior, a aquel que aportase documentación justificativa de inicio de actividad antes del 1 de febrero. Esta documentación  justificativa podía ser la titularidad de suscripción de pólizas de seguros agrarios, elaboración del cuaderno de campo, facturas de labores agrarias emitidas por un tercero, facturas o recibos de compensación de la comercialización de su producción, alta en Hacienda o en la Seguridad Social.

 

ARAG-ASAJA defiende a los profesionales en el reparto de nuevas autorizaciones de viñedo y lamenta que el resto de organizaciones proponga un reparto indiscriminado

23 Enero, 2017

ARAG-ASAJA ha defendido esta mañana en la reunión que ha convocado la Consejería de Agricultura sobre la concesión de nuevas autorizaciones de viñedo, el endurecimiento de los criterios para este reparto, mientras que las demás organizaciones presentes (UPA, UAGR y Fecoar) han decidido no exigirlos y por tanto, no favorecer a la agricultura profesional.

En dicho encuentro, celebrado tras la reunión del pasado viernes entre el Ministerio y las Comunidades Autónomas sobre este mismo tema, el consejero ha informado de que los criterios de concesión se mantendrán para la convocatoria de este año, algo que ARAG-ASAJA considera injusto y lamenta que el Ministerio no haya tomado antes una decisión al respecto con la idea de tener más margen de maniobra para favorecer a los agricultores profesionales en este reparto.

También se ha expuesto la posibilidad de endurecer los controles para justificar la figura de jefe de explotación, es decir para garantizar la profesionalidad del solicitante; como que paguen la seguridad social agraria y cuenten con una actividad agraria real, cuestiones que siempre han sido demandadas por ARAG-ASAJA y que no han sido apoyadas por el resto de las organizaciones presentes en la reunión de hoy.

Otro de los puntos en los que ARAG-ASAJA se ha manifestado en contra ha sido la exclusión de determinado tipo de tierras con vocación vitícola (por ejemplo, parcelas yecas), exclusión que también ha sido apoyada el resto de organizaciones presentes.

La Consejería ha reiterado que no es posible limitar el número de hectáreas que se pueden conceder en las próximas adjudicaciones porque así lo indica la normativa comunitaria, normativa que ARAG-ASAJA seguirá defendiendo su modificación para favorecer a los profesionales.

 

 

 

ARAG-ASAJA media entre agricultores, cotos de caza, Federación Riojana de Caza y Medio Ambiente con el fin de solucionar rápidamente y con medidas excepcionales los problemas que ocasiona la fauna silvestre en distintos cultivos en la Rioja Baja

20 Enero, 2017

La organización considera que esta forma de trabajo debería extenderse por toda La Rioja ya que este problema persiste desde hace tiempo en distintos municipios riojanos

 

Debido al problema que supone para los agricultores y ganaderos el ataque de ciertos animales a los cultivos motivado por las plagas incontroladas, ARAG-ASAJA está manteniendo, desde hace meses, diversas reuniones con los cotos de caza de Aldeanueva de Ebro, Alfaro, Autol, Calahorra, Quel y Rincón de Soto, con agricultores damnificados, la Federación Riojana de Caza y el área de Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja, con el fin de mediar entre las distintas instituciones para valorar los daños ocasionados por la fauna silvestre y plantear distintas alternativas que sirvan para controlar y limitar las poblaciones de estos animales.

Entre las distintas medidas excepcionales que Medio Ambiente se ha comprometido a autorizar se encuentra la flexibilidad de horarios de caza, ampliación del número de días o permiso de distintos sistemas de captura en los municipios afectados. Además, la Federación Riojana de Caza se compromete a mediar con los cotos de caza que puedan estar implicados y se ofrece voluntaria a interponer medios técnicos y humanos en caso de que los propios cotos no puedan resolver el problema. Por su lado, ARAG-ASAJA ha requerido a los presidentes de los cotos que hagan extensivo a todos sus socios la posibilidad de capturar animales para eliminar daños, incluso antes de que éstos se produzcan.

La organización ha actuado como intermediaria entre las partes para conseguir soluciones lo más rápidamente posible, evitando así que el problema persista y nadie ponga medios a los daños que sufren agricultores y ganaderos. ARAG-ASAJA propone generalizar esta fórmula de trabajo por toda La Rioja, ya que el problema de la fauna silvestre incontrolada se da por toda la comunidad y en algunos municipios ocasiona pérdidas económicas importantes. Con este fin, anima a todos los agricultores afectados a comunicarlo en la oficina más cercana.

Los cultivos habitualmente amenazados por la fauna silvestre son la viña, el cereal, las hortalizas, el olivar y las frutas. Los animales se alimentan de las raíces, tallos y yemas, lo que ocasiona un importante daño a la explotación. Por su parte, el ganado también sufre estos ataques, como los de buitres en época de cría.

ARAG-ASAJA exige al Ministerio la modificación del criterio de reparto de nuevas plantaciones y recuerda al resto de organizaciones agrarias que han sido ellas las que se postularon a favor de la no limitación de las nuevas plantaciones

19 Enero, 2017

La organización exige de nuevo al Ministerio que tenga en cuenta al sector profesional vitícola en el reparto de nuevas plantaciones para 2017

ARAG-ASAJA reivindica el importante papel que jugó en el acuerdo de limitación de plantaciones de viñedo que suscribió votando a favor de la contención del incremento de potencial productivo en Rioja de 387 hectáreas anuales, revisable a partir de este año en función de las ventas de vino. De no haber alcanzado ese acuerdo, aprobado por la mayoría del sector con 163 votos a favor, de un total de 200, hubiera provocado la plantación este año en Rioja de 4.500 hectáreas de viñedo.

Parece ser que la memoria juega malas pasadas a aquellos que votaron en contra de este crecimiento limitado: Uagr, Uaga, Uagn, Upa, Ehne, Araex y Abra y ahora salen a la palestra pidiendo incluso que se paralicen las nuevas plantaciones. ARAG-ASAJA les recuerda, primero, que de no haberse alcanzado un acuerdo de limitación de plantaciones que ellos mismos votaron en contra en nuestra Denominación se hubieran plantado 4.500 hectáreas de viñedo indiscriminadamente y segundo,  que en la reunión que el Ministerio mantuvo con el sector el pasado 12 de diciembre para abordar y discutir la modificación de los criterios de reparto de nuevas plantaciones ARAG-ASAJA fue la única organización profesional agraria riojana que llevó los deberes hechos y solicitó la urgente modificación de éstos, consiguiendo el apoyo del Ministerio para cambiarlos de cara a próximas convocatorias. Pero ahora a aguas revueltas ganancia de pescadores.

Tal y como avanzó la organización agraria en agosto de 2015 tras la publicación del Real Decreto que regulaba el potencial de producción vitivinícola, los criterios que establecía el Gobierno de España eran poco ambiciosos y de nulo apoyo a los agricultores profesionales. Desde entonces la organización ha trasladado en varias ocasiones, a través de reuniones de trabajo e incluso a través de diferentes escritos, al Ministerio la necesidad de modificar estos criterios de reparto por ser injustos y perjudicar a la viticultura profesional, provocando desequilibrios y olvidándose de los jóvenes que se instalan en el seno de una explotación vitícola.

ARAG-ASAJA vuelve a reclamar al Ministerio, ante la Conferencia Sectorial de mañana en la que analizará con las comunidades autónomas el reparto de nuevas plantaciones de viñedo para 2017,  la modificación de los criterios en los siguientes términos:

1.- Incluir como criterio de admisibilidad la capacidad y competencia de profesionales adecuadas. Entre estos se encontrarían los jóvenes que se instalen en el marco de los programas de Desarrollo Rural.

De esta forma, el reparto se dirigiría a las explotaciones profesionales, con la suficiente experiencia, mejorando así su competitividad y el mantenimiento del tejido rural.

2.- Dada la inadecuación del actual criterio de prioridad referido a los nuevos jóvenes viticultores se propone su modificación reconociendo como jefe de explotación para aquellos que deseen acogerse a dicho criterio de prioridad a aquellos que se acojan a la medida de incorporación de jóvenes de los programas de Desarrollo Rural.

3.- Incluir como criterio que se consideren prioritarias a aquellas explotaciones vitícolas que en el momento de presentación de la solicitud se ajusten a unos umbrales determinados. De este forma se priorizarían las explotaciones vitícolas que cuentan con experiencia y medios suficientes permitiendo en paralelo un reparto más equitativo.

Además la organización solicitó a la Consejería y al propio Ministerio la necesidad de establecer elementos de control adicional para poder comprobar con mayor eficacia el cumplimiento de condiciones como la de jefe de explotación, requiriendo desde el mismo momento de la solicitud el cumplimiento de condiciones como la disponibilidad de contratos de arrendamientos liquidados y alta en el régimen especial agrario de la seguridad social, en ambos casos con fecha anterior a la de la solicitud de las nuevas autorizaciones administrativas. De esta forma, se priorizarían las explotaciones vitícolas, que cuentan son experiencia y medios suficientes, permitiendo un reparto más equitativo, lo cual es clave tanto para garantizar el futuro del sector como el desarrollo rural de nuestro país.

ARAG-ASAJA critica al Ministerio de Agricultura el nulo apoyo al sector vitivinícola profesional

28 Diciembre, 2016

La organización agraria exige al Gobierno de España que incluya a los profesionales, especialmente a los jóvenes recién incorporados, en el reparto de autorizaciones para 2017
28 de diciembre de 2016. ARAG-ASAJA ha valorado negativamente los criterios de reparto de las nuevas autorizaciones administrativas de viñedo cuyos beneficiarios se han publicado hoy en el Boletín Oficial de La Rioja (BOR).

Tal y como avanzó la organización agraria en agosto de 2015 tras la publicación del Real Decreto que regulaba el potencial de producción vitivinícola, los criterios que establecía el Gobierno de España eran poco ambiciosos y de nulo apoyo a los agricultores profesionales.

Así lo constató posteriormente ARAG-ASAJA, en la primera convocatoria que se realizó en marzo de este año, tras la entrada en vigor de la actual OCM del Vino que pone fin a los derechos de plantación y en la que se presentaron 1.184 solicitantes, de las que más de la mitad eran jóvenes no profesionales. Un reparto que, además, excluyó a los jóvenes viticultores profesionales que se instalaron en 2015 con viñedo, algo que es inadmisible para ARAG-ASAJA.

Confirmadas estas sospechas con los beneficiarios publicados hoy en el BOR, ARAG-ASAJA reitera su solicitud de cambio en los criterios de concesión de las autorizaciones de viñedo al Ministerio de Agricultura para la próxima convocatoria en 2017.

Asimismo, ARAG-ASAJA recuerda al resto de organizaciones que ha sido la única organización profesional agraria de La Rioja que discutió la modificación de los criterios de reparto en una reunión con el Ministerio el pasado día 12, tras la que consiguió que éste considere la necesidad de modificar los actuales criterios. Además, ARAG-ASAJA critica al resto de organizaciones agrarias que si por su voto fuese, hubiesen provocado la plantación este año en Rioja de 3.500 hectáreas de viñedo.

En concreto, ARAG-ASAJA reclama al Ministerio la modificación de los criterios en los siguientes términos:

1.- Incluir como criterio de admisibilidad la capacidad y competencia de profesionales adecuadas. Entre estos se encontrarían los jóvenes que se instalen en el marco de los programas de Desarrollo Rural.

De esta forma, el reparto se dirigiría a las explotaciones profesionales, con la suficiente experiencia, mejorando así su competitividad y el mantenimiento del tejido rural.

2.- Dada la inadecuación del actual criterio de prioridad referido a los nuevos jóvenes viticultores se propone su modificación reconociendo como jefe de explotación para aquellos que deseen acogerse a dicho criterio de prioridad a aquellos que se acojan a la medida de incorporación de jóvenes de los programas de Desarrollo Rural.

3.- Incluir como criterio que se consideren prioritarias a aquellas explotaciones vitícolas que en el momento de presentación de la solicitud se ajusten a unos umbrales determinados. De este forma se priorizarían las explotaciones vitícolas que cuentan con experiencia y medios suficientes permitiendo en paralelo un reparto más equitativo.

En definitiva, se trataría de corregir la problemática ocasionada en esta primera convocatoria mejorando la valoración de la viticultura profesional y favoreciendo un reparto más igualitario, lo cual es clave tanto para garantizar el futuro del sector como el desarrollo rural de nuestra región.

Además, de mantenerse los actuales criterios para la próxima convocatoria de 2017, hemos requerido a la Consejería y al Ministerio que establezca elementos de control adicional para poder así comprobar con mayor eficacia el cumplimiento de condiciones como la de jefe de explotación que deberá cumplir en el mismo momento de la solicitud condiciones como la disponibilidad de contratos de arrendamientos liquidados y alta en el régimen especial agrario de la seguridad social, en ambos casos con fecha anterior a la de la solicitud de las nuevas autorizaciones administrativas.

 

 

 

 

 

 

ARAG-ASAJA solicita a la ministra de Agricultura un cambio urgente de los criterios de reparto de viñedo

31 Marzo, 2016

La organización agraria espera que el Ministerio priorice la viticultura profesional y le sugiere los cambios que debería hacer en las próximas convocatorias de nuevas autorizaciones de viñedo

FCR_0786ARAG-ASAJA solicitó el pasado lunes a la ministra de Agricultura en funciones, Isabel García Tejerina, que el Ministerio cambie los criterios de prioridad para el reparto de autorizaciones de plantación de viñedo hacia los jóvenes agricultores y, en todo caso, hacia los agricultores profesionales. Dada la problemática surgida en esta primera convocatoria, en la que la superficie solicitada ha sobrepasado las tres mil hectáreas, en su mayoría de jóvenes ajenos al sector, el sistema de reparto establecido por el Ministerio ha demostrado que no funciona y se aleja del valor de la viticultura profesional.

Esta solicitud se realizó a través de una carta dirigida a la titular de agricultura por parte de Javier Rubio, presidente de nuestra organización, que Eduardo Pérez, representante de la sectorial de jóvenes de ARAG-ASAJA, entregó a la ministra durante la celebración de la III Jornada Nacional de Jóvenes Agricultores que ASAJA celebró en Madrid.

ARAG-ASAJA espera que el Ministerio reconsidere los criterios de adjudicación establecidos para próximas convocatorias. Por un lado, la organización estima que la actual definición de la figura de Jefe de Explotación  que se está aplicando es ambigua, lo que provoca que se favorezca a los agentes externos al sector agrario en perjuicio de la agricultura profesional. En este sentido, considera que esta descripción debe incluir requisitos de tipo fiscal (alta en epígrafe de actividades agrarias), laboral (mano de obra contratada o cotización a la seguridad social) así como de formación o cualificación.

Por otro lado, el Ministerio debe replantear el concepto de  joven viticultor considerando dentro de este punto a todo aquel jefe de explotación que al inicio del periodo de presentación de solicitudes no haya plantado por primera vez aunque cuente con viñedo inscrito a su nombre, que es lo que realmente establece el reglamento de la Comisión. Además, la organización solicita al Ministerio que desarrolle la posibilidad que ofrece la Comisión de establecer criterios de ámbito territorial para el reparto de nuevas autorizaciones, dada la diversidad vitivinícola nacional y por tanto, más acordes a la realidad de cada zona productora del país.

ARAG-ASAJA exige al Ministerio de Agricultura que modifique los criterios de reparto de nuevas plantaciones para preservar la viticultura profesional y la calidad del viñedo

15 Marzo, 2016

ARAG-ASAJA ha criticado hoy los criterios de reparto de las nuevas plantaciones de viñedo y ha exigido al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente que los reoriente hacia la profesionalización de los viticultores y la calidad de la vitivinicultura

viña

Tal y como reprochó la organización agraria coincidiendo con la publicación del Real Decreto que regulaba el potencial de producción vitivinícola, los criterios que establecía el Gobierno de España eran poco ambiciosos y de escaso apoyo a los viticultores profesionales, ya que se resumía la admisión de solicitudes en dos cuestiones, en opinión de ARAG-ASAJA, muy simplistas. Por un lado, en la edad de los jóvenes solicitantes, que tenía que ser inferior a 41 años siempre y cuando no tuvieran vides a su nombre y, por otro, que no contaran con plantaciones de viñedo sin autorización (ilegales).

Pues bien, según nuestros datos, la demanda de nuevas plantaciones ha sido muy elevada, a pesar del limitado número de hectáreas autorizadas para este año dentro de la Denominación (387 has para 2016, tal y como se acordó por el Consejo Regulador según el informe técnico elaborado por las universidades de los tres territorios) y los solicitantes no son profesionales del sector.

Es lógica esta elevada demanda porque las nuevas autorizaciones suponen una interesante motivación para cualquier joven menor de 41 años de la Denominación de Origen, independientemente de su formación y conocimiento del sector agrario, dadas las consecuencias de la crisis y la tasa de desempleo juvenil. Ahora bien, estos criterios son excluyentes o, al menos, los dejan con escasas posibilidades de obtener nuevas autorizaciones a los jóvenes agricultores y viticultores en particular que se habían instalado en los últimos años, ya que cercenan las capacidades de mejorar la competitividad de su explotación aumentado su dimensión que es la evolución natural de cualquier agricultor.

La organización agraria lamenta que el Ministerio de Agricultura sólo se haya quedado con dos de los ocho posible criterios que planteaba la Comisión Europea en el Reglamento 1308/2013 de la OCM del Vino, descartando otros como la priorización del reparto de viñedo para denominaciones de origen ni indicaciones geográficas protegidas, como la DOCa Rioja; o criterios de respeto medioambiental o sostenible o para zonas en proceso de concentración parcelaria.

ARAG-ASAJA reclama al Ministerio de Agricultura que resuelva este despropósito para próximas convocatorias y defienda el modelo de diferenciación del sector vitivinícola español por la vía de la profesionalización de los viticultores y de la calidad del viñedo.

Los viticultores que quieran planta viñedo a partir de 2016 deben acreditar el uso de la tierra

30 Noviembre, 2015

Del 1 de febrero al 15 de marzo será el plazo anual establecido para solicitar nuevas plantaciones

viña

Los viticultores que vayan a solicitar nuevas plantaciones de viñedo el próximo año o sucesivos deben acreditar que disponen del uso de la superficie para la que se va a solicitar estas nuevas plantaciones en el momento, tanto de presentar la solicitud, como de comunicar la plantación, tal y como establece la normativa (Real Decreto 740/2015, de 31 de julio, por el que se regula el potencial de producción vitícola).

Pueden darse dos circunstancias a la hora de plantar una viña, por un lado, que la parcela sea de tierra blanca y, por otro, que ya tenga un cultivo permanente. Para ello, en caso de que la parcela sea de tierra blanca o labor, basta con que el agricultor la declare a su nombre en la solicitud única de la PAC, entre el 1 de febrero y el 15 de marzo del mismo año, que es el plazo establecido para solicitar nuevas plantaciones. Posteriormente, la Consejería contrastará la información de la solicitud con sus propios datos y, si finalmente se concede la nueva plantación, se solicitará al agricultor una justificación de uso  mediante un contrato de arrendamiento o un título de propiedad.

Por otro lado, si la finca que se solicita tiene un cultivo permanente en la actualidad,  dicha parcela puede estar a nombre del agricultor solicitante en el Registro de Explotaciones Agrarias (REA), o declararse en la solicitud única de la PAC en las fechas anteriores y, posteriormente, debe acreditar su disposición en el momento de llevarse a cabo la plantación.

La organización recuerda a los agricultores que tengan intención de plantar en 2016 o años sucesivos, que tengan en cuenta los plazos establecidos para ello, del 1 de febrero al 15 de marzo, realizando la solicitud única en esas fechas, ya que el periodo de la PAC acaba posteriormente, a finales de abril.

 

Comienzan las inspecciones de la Ley de la Cadena Alimentaria en el sector vitivinícola

9 Octubre, 2015

La Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) ha anunciado una campaña específica de controles para velar por el cumplimiento y funcionamiento de las medidas establecidas en la Ley de la Cadena Alimentaria.

Como ya ha venido advirtiendo ARAG-ASAJA durante la vendimia, es obligatorio que los viticultores y especialmente las bodegas suscriban contratos de compra venta de uva y/o vino, tal y como establece la Ley de la Cadena Alimentaria. En este contrato se registrará el precio y los plazos de pago que, en el caso de los vinos con denominación de origen, como es la DOCa Rioja, será en dos plazos. El primero, a 30 días desde la última entrega y, el segundo, complementario, treinta días después de la calificación.

En este contexto, la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), que es el organismo creado por el Ministerio de Agricultura para vigilar el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria, ha anunciado que va comenzar un programa específico de inspecciones de oficio para comprobar posibles infracciones por parte del sector que impidan mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Este programa, enmarcado en el Plan Control 2015, va a investigar hasta 400 viticultores de toda España de acuerdo a unos criterios de riesgo y proporcional a las superficies de cultivo de viña de las Comunidades Autónomas productoras. Se ejecutará en dos etapas, que se extenderán a lo largo del periodo de octubre de 2015 a agosto de 2016.

1ª Etapa, de octubre a diciembre

En este periodo, a los viticultores seleccionados se les solicitará la información necesaria para verificar la existencia de contratos alimentarios con las bodegas donde entregan la uva. También se comprobará la adecuada formalización de los contratos, tanto por su contenido, como por su alcance y los cumplimientos de los requisitos mínimos exigidos por la ley.

Los viticultores cuentan con un plazo de diez días para remitir la información que la AICA les reclama: resumen de las cantidades de uva entregadas, fotocopia de los albaranes o tickets de báscula, y fotocopia de los contratos firmados de aquellos viticultores que entreguen uva en bodegas privadas o cooperativas de las que no son socios. ARAG-ASAJA recuerda que es de obligado cumplimiento para el viticultor suministrar esta información en el plazo establecido puesto que el no hacerlo se considera una infracción en materia de contratación alimentaria.

Una vez evaluada la documentación recibida de los viticultores, en una segunda fase se iniciarán controles en aquellas bodegas que hubieran recibido las uvas de los viticultores requeridos, especialmente en aquellas donde se haya detectado alguna incidencia, y se levantará un acta de control que puede dar lugar a la correspondiente propuesta de sanción, que puede ascender a 3.000 euros por contrato irregular.

2ª Etapa, de febrero a agosto

En esta etapa, se realizarán, en primer lugar, controles sobre el terreno en las bodegas, comprobando liquidaciones y el cumplimiento de los plazos de pago, en caso de incumplimiento se realizará la correspondiente propuesta de sanción. En todo caso, con o sin incidencias, en una segunda fase podrán realizarse controles cruzados con los viticultores para confirmar las liquidaciones y pagos efectuados por las bodegas.

ARAG-ASAJA considera estos controles y, en general, la Ley de la Cadena Alimentaria que vela por la suscripción de contratos, una buena noticia para el sector agrario que viene a cumplir una reivindicación histórica de respaldo legal y económico para sus operaciones comerciales. Ahora bien, dentro del sector vitivinícola, reclama que se dé el siguiente paso, pendiente y comprometido por todo el sector, en favor de la transparencia, que es transmitir las cantidades que figuran en esos contratos al Observatorio de Precios.

Para conocer la carta que recibirán los viticultores pulse aquí