ARAG-ASAJA, tras la publicación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, informa de forma actualizada sobre la distinta normativa aprobada.

A continuación, mostramos un resumen con todos los aspectos que hay que tener en cuenta sobre el último real decreto de medidas urgentes para favorecer la contratación temporal de trabajadores en el sector agrario.

En este sentido, ARAG-ASAJA señala que:

Estas medidas son de obligado cumplimiento desde el pasado 9 de abril hasta el 30 de junio de 2020.

Durante dicho periodo, solo se podrá contratar a personas del entorno próximo. Es decir, que los trabajadores contratados tengan la residencia dentro del mismo municipio de la explotación o limítrofes, sin perjuicio de que se está trabajando por flexibilizar dichas condiciones, pudiendo admitirse contrataciones en un radio cercano de entre 50 u 80 km, según nos ha trasladado la Consejera de Agricultura.

También se entenderá que existe proximidad cuando el domicilio del trabajador o el lugar en que pernocte temporalmente mientras se desarrolla la campaña esté en el mismo término municipal o en términos municipales limítrofes del centro de trabajo

  • Queda totalmente descartada la contratación del personal procedente del extranjero, así como de personas que residan en otras provincias del país.

¿Qué novedades van a aplicarse hasta el 30 de junio en materia de contratación de trabajadores?

Como novedad, se podrá contratar durante ese periodo a personas que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones:

a) Personas en situación de desempleo o cese de actividad.

b) Trabajadores afectados por ERTE pero no como consecuencia del COVID-19.

c) Trabajadores migrantes cuyo permiso de trabajo concluya en el periodo comprendido entre el 14 de marzo y el 30 de junio de 2020.

d) Jóvenes nacionales de terceros países, que se encuentren en situación regular y que tengan entre 18 y 21 años.

e) Las personas que estén cobrando prestaciones laborales o sociales (salvo los parados de ERTE consecuencia de coronavirus) podrán ser contratadas sin perder por ello su prestación, incluidos jubilados agrarios. No será compatible con las situaciones de incapacidad temporal o incapacidades permanentes.

¿A qué está obligado el empleador?

El empleador debe facilitar a los trabajadores, en todo momento, medidas de prevención apropiadas (EPI) frente al COVID-19. Desde ARAG-ASAJA somos conscientes de las dificultades para contar condicho material, por ello estamos trabajando para poder facilitar a sus socios y clientes dichos elementos de protección individual.

Además, ARAG-ASAJA, a través de su Servicio Mancomunado de Prevención de Riesgos Laborales, facilitará un Protocolo de actuación contra el coronavirus para empleadores y trabajadores que vayan a prestar servicios en explotaciones agrícolas.

¿Cómo se canalizará la demanda?

A través del Servicio Riojano de Empleo.

¿Cómo se pagará?

El abono de la nómina debe hacerse a través de la cuenta bancaria que indique el trabajador en el contrato de trabajo.  No podrá realizarse el abono de la nómina en metálico.

El importe de la retribución será indicado en el convenio colectivo o SMI.