La organización reclama que se tengan en cuenta todas las alternativas que existen y que supondrían un impacto menor en el paisaje y la actividad agraria de la región

ARAG-ASAJA ha pedido hoy al Gobierno de La Rioja “diálogo, consenso y equilibrio” entre todas las partes antes de proponer un nuevo trazado para el proyecto de alta velocidad ferroviaria en La Rioja que daría continuidad al corredor Cantábrico-Mediterráneo.
En este sentido, ha reclamado al Ejecutivo regional poder conocer las afecciones de las distintas alternativas que existen para construir una línea de alta velocidad a su paso por La Rioja con el fin de “poder valorar entre todos los ayuntamientos, agentes sociales y económicos el impacto agrario, ambiental y económico que supondrían y sobre todo saber de lo que estamos hablando”.

Es por esto, que la organización agraria ha mostrado su “sorpresa ante las prisas por una posible firma de acuerdo por un nuevo trazado en el tramo Logroño – Miranda de Ebro por Pancorbo dentro del corredor de Alta Velocidad Cantábrico que el Gobierno querría elevar al Ministerio de Transportes”.
Por este motivo, ha señalado, “no es entendible que este tipo de decisiones que generan gran inquietud por el impacto que pueden causar en el territorio y en extensas zonas de cultivo agrario, se adopten sin abrir un periodo de diálogo sosegado y participación local”. Sobre todo, ha añadido, cuando “nos consta existen distintas alternativas a la planteada que tendrían un impacto menor en el paisaje y la actividad agraria de la región, además ser más económicos”.

 

Por último, ha reivindicado el “respeto que merece el sector agrario” en este tipo de decisiones y ha reclamado que el Gobierno de La Rioja tenga en cuenta los efectos a medio y largo plazo que podrían causar la afección de la alta velocidad al paisaje vinícola. “Desde ARAG-ASAJA creemos en el progreso de la región, pero también creemos que debemos ponernos de acuerdo en cómo hacerlo para que eso no suponga una continua improvisación”.