La organización agraria propone a la Consejería de Agricultura la convocatoria de la Mesa regional de diálogo agrario ante las consecuencias del Covid- 19

ARAG-ASAJA solicita medidas económicas y fiscales para el sector ganadero de ovino y caprino, el de la seta, así como para las pequeñas bodegas

El presidente de ARAG-ASAJA, Eduardo Pérez Hoces, ha pedido hoy a la consejera de Agricultura del Gobierno de La Rioja, Eva Hita, diálogo con el sector para encontrar una “solución satisfactoria” a la escasez de mano de obra en el campo tras las restricciones de movimiento para frenar la expansión del coronavirus. Una situación para la que ARAG-ASAJA reclama una respuesta urgente ya que en los próximos días se generalizarán las campañas agrícolas en La Rioja.

En un documento dirigido a la titular de la consejería, Pérez ha analizado el impacto de la pandemia del coronavirus en los sectores de la agricultura y la ganadería de La Rioja más afectados hasta el momento y ha ampliado el paquete de medidas que, como organización, cree que se deberían adoptar para proteger al sector agrario de la Comunidad.

En este sentido, el presidente de ARAG-ASAJA ha expresado la necesidad de aunar esfuerzos para impulsar y facilitar la actividad de agricultores, ganaderos, cooperativas e industria alimentaria, dado su carácter estratégico que ha sido puesto de manifiesto más si cabe estos días.

Por este motivo, ha solicitado la convocatoria, de forma no presencial, de la Mesa Regional de Diálogo Agrario para analizar conjuntamente las posibles medidas de apoyo a los sectores más afectados de la agricultura y la ganadería por la crisis del Covid-19

A este respecto, se ha referido a las medidas solicitadas para ayudar a los sectores más afectados por el cierre de la hostelería, como la carne de ovino y caprino; el mantenimiento de los precios y volúmenes pactados; la promoción de los productos de La Rioja o la aplicación efectiva de los principios que rigen la PAC en casos de fuerza mayor relativos a la flexibilidad y suspensión de plazos ante casuísticas de diversas ayudas (compromisos adquiridos, pagos, inspecciones, etc) de tal modo que no sean perjudiciales para el agricultor y el ganadero.

En particular, Pérez ha insistido en encontrar una “solución satisfactoria” a la escasez de mano de obra en el campo tras las restricciones de movimiento para frenar la expansión del coronavirus. Una situación para la que ARAG-ASAJA reclama una respuesta urgente ya que en los próximos días se generalizarán las campañas agrícolas en La Rioja.

De igual forma, el presidente de ARAG-ASAJA ha propuesto que se facilite el acceso a las ayudas por cese de producción en el sector ovino y caprino, el de flor cortada y plantas de vivero, así como el de las setas.

 

Otras propuestas

Asimismo, ha solicitado un conjunto de medidas dirigidas a las pequeñas bodegas, que son las que más están sufriendo las consecuencias del cierre de la hostelería, con el objetivo de reducir la posible repercusión de esta situación sobre el viticultor. En este ámbito, ha solicitado la concesión de avales para los pagos a proveedores y trabajadores, agilidad para la tramitación de las solicitudes para la aplicación de ERTE, así como flexibilidad en el pago de impuestos y tasas.

Por otro lado, en materia ganadera, Pérez ha insistido en la puesta en marcha de ayudas directas de minimis para el sector de ovino y caprino de carne; la exención de tasas por servicios veterinarios y otros servicios ganaderos durante, al menos, el año 2020; la ampliación de la vigencia de las autorizaciones establecidas en la normativa veterinaria sobre transporte de animales o la condonación del pago de los pastos comunales a los ganaderos de ovino y caprino.

Además, ha reclamado la ayuda del Gobierno de La Rioja para que, a través del Ministerio, insten a las instituciones europeas a poner en marcha la medida de almacenamiento privado de canales de ovino y caprino (al igual que se ha hecho en otras ocasiones con el porcino).

Por último, el presidente de ARAG-ASAJA ha pedido a la administración anticipar los pagos de la PAC en 2020, una mayor flexibilidad en los compromisos diferidos en ayudas de primera instalación así como mantener la calificación de ATP/Explotaciones Agraria Prioritaria en estos momentos ante posibles derivadas de la situación de crisis que afecte directamente a una merma de los ingresos agrarios.