La organización agraria defenderá esta posición mañana en el Pleno de la Interprofesional

ARAG-ASAJA defenderá mañana, en el Pleno de la Organización Interprofesional del Vino, solicitar al Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente que paralice la próxima convocatoria de reparto de viñedo (para 2018), mientras no modifique las bases de concesión de nuevas autorizaciones administrativas (reparto de viñedo). Todo ello con el fin de no discriminar a los viticultores profesionales y para facilitar la máxima distribución social de las hectáreas. Esta posición será la que mantendrá la organización agraria, mañana, en el Pleno de la Interprofesional, ya que este órgano debe comunicar al Ministerio su recomendación sobre el crecimiento de nuevas plantaciones y replantaciones antes del 1 de noviembre.

En concreto, ARAG-ASAJA propone reclamar al Gobierno de España que modifique los criterios de concesión, (publicados en el Real Decreto 772/2017, de 28 de julio por el que se regula el potencial de producción vitícola), que consideraban prioritarias en el reparto todas aquellas explotaciones cuya superficie tuviera un máximo de 21,01 hectáreas en el caso de la Comunidad Autónoma de La Rioja y de 20,74 hectáreas en el caso de la Comunidad Autónoma del País Vasco; ya que esto supone excluir de futuros repartos a la mayoría de los viticultores profesionales de ambas comunidades. De hecho, Navarra, ha aumentado esta horquilla a las 50 hectáreas, lo que supone un agravio comparativo entre territorios y entre viticultores.

Asimismo, y con el objetivo de favorecer una adecuada distribución social de la masa vegetal, ARAG-ASAJA considera necesario que se limite a un máximo el número de hectáreas por beneficiario, a través del futuro Reglamento Omnibús, cuya entrada en vigor no se prevé antes del año 2019.

De este modo, hasta que no se modifiquen estas cuestiones, la organización agraria propone que el Ministerio de Agricultura paralice el proceso de reparto correspondiente al año 2018.