ARAG-ASAJA ha valorado hoy positivamente el anuncio del pasado viernes del ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, de establecer ayudas directas para los ganaderos de ovino y caprino, dada su situación crítica por la caída del consumo al no existir actividad en la hostelería.

No obstante, ARAG-ASAJA cree que la forma de articular la ayuda que se propone en el borrador del Real Decreto va a “suponer un empeoramiento de las condiciones de mercado, forzando al ganadero a entregar los animales al comprador a un precio menor al que ya se viene produciendo durante las últimas semanas”.

Por este motivo, ha presentado unas alegaciones al texto, a través de ASAJA nacional, que van dirigidas a mejorar la situación del ganadero profesional y la de aquellas explotaciones que comercializan los animales con destino a centros de concentración, cebaderos o cooperativas de comercialización etc.

Además, la organización cree que estas ayudas, que deberían ser completadas por el Gobierno de La Rioja, también tendrían que ir dirigidas a la reposición de animales y con una duración de al menos dos meses desde el fin de la vigencia del estado de alarma ya que las condiciones de mercado se van a prolongar más allá de la conclusión del estado de alarma.

Por otro lado, ARAG-ASAJA considera que deben ponerse en marcha medidas de almacenamiento de carne de ovino y caprino por las autoridades comunitarias, incluyendo además una campaña de promoción a nivel regional y nacional para el fomento del consumo de este tipo de carnes.

Estas propuestas se suman a las que ya hizo llegar la organización días atrás a la consejera de Agricultura, y que estaban relacionadas con la exención en el pago de tasas veterinarias, la condonación del pago por los pastos, la habilitación de avales para la obtención de préstamos, etc, con el objetivo de paliar el problema de mercado generado en estas explotaciones a raíz del estado de alarma decretado como consecuencia del COVID-19.