ARAG-ASAJA critica esta decisión y reclama que se considere su informe con las zonas y producciones afectadas para que se beneficien de esta medida

El Ministerio de Hacienda ha publicado hoy una orden adicional sobre la reducción de módulos fiscales para la actual campaña de la Renta que amplía  la publicada en el mes de abril, en la que ha vuelto a excluir la reclamación que solicitó ARAG- ASAJA a través de un informe con los municipios y producciones agrarias afectados por las inclemencias meteorológicas padecidas en 2017 y no contempladas por la normativa.

La organización agraria considera que esta medida supone un trato desigual con respecto al dispensado a estos mismos sectores en otras comunidades autónomas y critica la actitud de Hacienda que no ha tenido en cuenta al sector agrario riojano.

Los índices publicados se refieren a especies ganaderas y a ciertos cultivos entre los que no se han considerado algunos que en La Rioja sí se vieron seriamente afectados por la sequía, el pedrisco y la helada del año pasado, como son los cultivos herbáceos, el almendro y el olivar, los cultivos industriales y la fruta de hueso. En el caso de la ganadería extensiva y la apicultura, que sí los reconoció el Ministerio, ARAG-ASAJA reclamó unos índices menores, dadas las peores condiciones que ya arrastraban de campañas anteriores con las que han tenido que padecer la sequía pero Hacienda no lo ha considerado. Asimismo, la nueva orden no ha tenido en cuenta las producciones riojanas de  fruta de hueso, estimando únicamente la pera y la manzana, cuando la crisis padecida por este sector sí se ha reflejado en otras comunidades autónomas y ha vuelto a dejar fuera a municipios importantes  cuyo viñedo se vio perjudicado por la helada de abril de 2017, como Uruñuela, Fuenmayor, Alcanadre o Cenicero, entre otros. Tampoco han sido incluidas las producciones de la remolacha, alubia verde y el guisante, que se vieron perjudicados por las restricciones de agua.

ARAG-ASAJA lamenta la decisión tomada por el Ministerio, máxime cuando la organización  ha ofrecido una información que refleja las consecuencias en el campo riojano, seriamente afectado por la sequía y las heladas del pasado año, y alerta del abandono sufrido por parte de la administración competente en un año realmente complicado para todo el agro riojano, con unas pérdidas millonarias en las producciones y una rentabilidad muy reducida.