enlace
Aldeanueva de Ebro
Viernes
12°  3° 
Sábado
12°  3° 
Domingo
15°  6° 
tiempo.com   +info

CAMPO RIOJANO

El medio de comunicación de los agricultores y ganaderos riojanos

El pasado 13 de septiembre comenzaron a realizarse las primeras visitas con agricultores de La Rioja a los campos de ensayo de remolacha, son ensayos realizados en el proyecto “Control Sostenible de enfermedades foliares en cultivos extensivos de La Rioja”. La visita comenzó a las 10.00 en la parcela de Bañares, estuvieron presentes representantes de las organizaciones agrarias Cooperativa El Cierzo y Arag Asaja, así como del SIAR de La Rioja, universidades, empresas, etc.

Este proyecto está enmarcado dentro del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, tiene una duración de tres años, y ha sido cofinanciado por FEADER, Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y Gobierno de La Rioja.

  • Los participantes en el proyecto son cuatro entidades: ARAG-ASAJA, SIAR, Cooperativa El Cierzo y AIMCRA como coordinador del proyecto y anteriormente también de la creación del grupo operativo.
  • En esta visita se van a poder observar los resultados que se están obteniendo, las primeras estimaciones del comportamiento de las diferentes variedades sembradas de remolacha a enfermedades foliares en los campos demostrativos ubicados en Bañares y Anguciana
  • Ambos ensayos se han llevado a cabo a través de una estrategia de manejo integrado de plagas para poder controlar las enfermedades de la cercospora en la remolacha y de la roya en el trigo. Todo ello mediante la combinación de las variedades menos sensibles a las enfermedades, el uso racionalizado de los fungicidas y la búsqueda del umbral de tratamiento óptimo con modelos de predicción de riesgo.
  • Se trata de que el agricultor pueda disminuir el empleo de productos fitosanitarios y al mismo tiempo no pierda efectividad en la lucha contra las enfermedades. Esto se consigue mediante el empleo de variedades más tolerantes a la enfermedad que ya están disponibles en el mercado, la realización de prácticas culturales concretas y finalmente, un uso racional de los productos fitosanitarios, que sin perder eficacia reduzca el empleo de materias activas.