El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado una orden del Ministerio de Agricultura por la que se homologa el contrato-tipo de compraventa de uva y vino que regirá durante la campaña 2020/2021.

La formalización de un contrato es obligatorio para todos los productores y compradores de uva, salvo que se trate de cooperativas o socios cooperativistas, y aunque la normativa no exige que se trate de un contrato homologado, ARAG-ASAJA valora esta homologación porque cree dará garantías jurídicas a las dos partes.

Además, en esta campaña, todavía puede tener más importancia ya que en el contrato se recogerá no solo la variedad y kilos de uva, la calidad mínima, las referencias Sigpac de las fincas en las que se produce… sino que también se fijará necesariamente un precio pactado por las partes con la condición añadida en esta campaña de que ese precio “sea igual o superior al coste efectivo de producción de la uva”. Un aspecto, éste último, novedoso y sumamente importante que viene impuesto por la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria aprobada por Real Decreto Ley tras las movilizaciones de las OPA en los primeros meses de este año.

En este sentido, cabe recordar que la Consejería de Agricultura publicó el pasado mes de julio los costes de producción medios de la uva tinta y blanca de la campaña 2019, cifrando los costes de la uva en 65/67 céntimos el kilo de tinta y 54 el de blanca.