EL PROYECTO

ARAG-ASAJA, AIMCRA, SIAR (Servicio de Información Agroclimática de La Rioja) y la cooperativa El Cierzo se han unido en un grupo operativo que ha estudiado el comportamiento de la cercospora y la roya, con el fin de establecer unas estrategias de manejo integrado de plagas para el control sostenible de estas enfermedades en la remolacha, por un lado, y en el trigo por otro.

Este proyecto, que ha contado con ayudas del PDR 2014-2020, ha finalizado en diciembre de 2020 y ha tenido una duración de tres años. Ante las conclusiones sacadas en sus respectivos análisis se ha decidido ampliar, en el caso del cultivo de la remolacha, el grupo operativo mediante la convocatoria de campos demostrativos. El objetivo se centra en aplicar distintos fungicidas, según el riesgo que genere el modelo, multi-sitio cuando se alcance DIV3 y fungicidas sistémicos reforzados con triazoles cuando se alcance DIV5, tras las observaciones llevadas a cabo durante la última campaña en remolacha.

EN QUÉ HA CONSISTIDO

El objetivo principal de este grupo operativo ha sido el manejo integrado de plagas, adaptadas a las condiciones agroclimáticas de La Rioja y de acuerdo con la Directiva de uso sostenible para el control de las enfermedades foliares de la remolacha azucarera y del trigo.

Esto se ha conseguido mediante la combinación de las variedades menos sensibles a las enfermedades, racionalizando los fungicidas y optimizando los modelos de predicción del riesgo.

El fin es que el propio agricultor pueda disminuir en sus tratamientos el empleo de productos fitosanitarios y al mismo tiempo no pierda efectividad en la lucha contra estas enfermedades. Esto se consigue mediante el empleo de variedades más tolerantes a la enfermedad que ya están disponibles en el mercado, la realización de prácticas culturales concretas y, finalmente, un uso racional de los productos fitosanitarios, que sin perder eficacia reduzca el empleo de materias activas.

Los resultados del proyecto, que se presentaron a los agricultores en una jornada técnica, van a ser de utilidad en todas las explotaciones agrarias de La Rioja donde se cultiven remolacha azucarera y trigo.

 

 

OBJETIVOS CONCRETOS:

  1. Determinar el grado de tolerancia de las variedades de remolacha a cercospora en las condiciones de La Rioja.
  2. Determinar la tolerancia a roya amarilla en las variedades de trigo utilizadas en La Rioja.
  3. Determinar los fungicidas óptimos para el control de estas enfermedades racionalizando las aplicaciones e incorporando mecanismos anti-resistencia.
  4. Valorar la repercusión sobre la rentabilidad
  5. Difundir entre los agricultores de La Rioja las estrategias más adecuadas
  6. Determinar el umbral de tratamiento óptimo con modelos de predicción del riesgo y crear una red de avisos para transmitir a los agricultores las recomendaciones para ayudarles a la toma de decisiones para el control de las enfermedades foliares en cultivos extensivos de La Rioja