Aunque no será hasta el 1 de enero de 2023 cuando entre en vigor la nueva Política Agraria Común, las modificaciones que pretende introducir el Ministerio de Agricultura en la actual PAC para aplicarse durante los dos próximos años ya están dando que hablar en el sector de vacuno de cebo.

La propuesta del Ministerio de Agricultura de modificar los reales decretos de pagos directos de la PAC pretende obligar a las explotaciones de vacuno de cebo que declaran pastos permanentes a efectuar el pastoreo con animales de la propia explotación con el objetivo de justificar sus derechos de pago básico, una situación que no se acomoda para nada a la realidad de este tipo de explotaciones ganaderas.  

ARAG-ASAJA está en contra de esta modificación de la normativa que se viene aplicando desde la aprobación de la actual PAC y ha presentado alegaciones. Para la organización agraria, tratar de cambiar las reglas del juego casi al final del partido de la PAC es desacertado, sobre todo cuando se produce en unos momentos de grave crisis de precio y mercado para el sector de vacuno de carne.

Por eso ha propuesto mantener el actual sistema de justificación de la actividad ganadera para este tipo de explotaciones de vacuno de cebo por lo menos hasta la implementación de la nueva PAC, en la que posiblemente este tipo de explotaciones tengan mejor encaje en los futuros pagos asociados.