Alex-Las-HerasAgricultor de Medrano y portavoz de ASAJA

“La crisis económica ha incrementado la incorporación de jóvenes a la agricultura”

2 de enero de 2012.-Alejandro Las Heras Pérez es un joven agricultor de 36 años, Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, miembro de la Junta Directiva de ASAJA, de la Comisión del Vino y portavoz de ASAJA dentro de la Comisión de Administración, Personal y finanzas del Consejo Regulador. Este agricultor de Medrano es el representante de los jóvenes dentro de la Organización y nos cuenta cómo está actualmente la situación en nuestra Comunidad, que en estos tres años de crisis, ha visto incrementada la incorporación de jóvenes en la agricultura.

¿Cómo te incorporaste a la agricultura?
Mi entrada en la agricultura no fue por relevo generacional, a pesar de que mis padres poseen una explotación familiar y siguiente trabajando en ellas, creo que más bien fue vocacional. Digo que es vocacional porque llevo ayudándoles desde muy pequeño. Luego, mientras estudié en la universidad, también colaboraba por las tardes en lo que podía. Mi incorporación definitiva a tiempo completo fue una vez terminada la carrera, de eso hace ya doce años. El gran apoyo con el que cuento es con el de mi hermano Jesús. Poseemos una explotación vitícola de aproximadamente 56 hectáreas, repartidas entre Medrano, Navarrete y Ausejo. Esta última es la más reciente y ha sido una apuesta personal de nuestra familia por el crecimiento y la creación de fincas grandes. Medrano tiene unas fincas con unas características muy propicias para la plantación de viñas, pero por otro lado las fincas son pequeñas y la jurisdicción no permite la expansión.

Los que deciden hacerse agricultores o ganaderos rondan los 27 años y cultivan viña

¿Cómo están los jóvenes en la agricultura?
En nuestra comunidad el colectivo de jóvenes que se incorporan está creciendo, aunque es patente la falta de relevo generacional. Desde ASAJA cada vez se están tramitando más expedientes de primeras incorporaciones a este sector. Es curioso que los años de mayor incremento de entrada de jóvenes en la agricultura han sido estos tres últimos, que son precisamente los que lleva con nosotros la crisis económica. Todo ello, además,  siendo este sector uno de los más perjudicados. Los datos que maneja ASAJA sobre nuevas incorporaciones reflejan que los jóvenes que deciden hacerse agricultores o ganaderos, rondan los 27 años y lo hacen principalmente cultivando viña, y solicitan la ayuda para la compra de tierras, derechos de plantación y maquinaria estableciéndose.

¿Cuáles son los principales problemas que tienen actualmente los jóvenes que se incorporan?
A mi modo de entender yo creo que los principales problemas a los que se enfrentan son los costes fijos tan elevados, tierras, maquinaria, instalaciones,….; la dificultad de acceso a las tierras y la dificultad de acceso al crédito, a pesar de las ayudas que ofrece la Consejería de Agricultura para la primera instalación de jóvenes. Otro obstáculo es la ausencia de políticas a nivel europeo que generen estabilidad y la seguridad en el sector que permita una mejor planificación de nuestras explotaciones. No hay que olvidar los problemas derivados de las últimas decisiones sobre la posibilidad de la liberación de las plantaciones a corto plazo y sobre todo, la dichosa crisis, que puede provocar una rentabilidad  negativa de todo aquello invertido. Finalmente, tampoco acompañan los resultados económicos de las últimas campañas, en que en  muchos cultivos estamos vendiendo por debajo de los costes de producción.

¿Cómo se podría facilitar la incorporación de jóvenes a la agricultura?
Desde la Administración se debería facilitar la transmisión de tierras, desde aquellas personas que van a jubilarse hacia estas otras que van a incorporarse a la actividad. Este es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los jóvenes. Antiguamente era necesario un número menor de hectáreas para poder vivir. Sin embargo, la presión de ser competitivo, hace cada vez más necesario tener explotaciones de mayor dimensión. También se deberían crear políticas que generen estabilidad y seguridad, que traten de asegurar la rentabilidad de las explotaciones. Se tienen que intentar hacer explotaciones rentables para que esas nuevas incorporaciones sean atractivas para los jóvenes. Un buen momento para hacerlo podría haber sido esta nueva PAC. Otra vía sería la formación obligatoria y específica para aquella actividad a la que se van a dedicar y sobre todo, para anticiparles a las nuevas necesidades y actividades que va n a tener que realizar en el futuro. Me refiero, por ejemplo, a la formación en comercialización o exportación, por ejemplo.

En Europa desciende el número de jóvenes agricultores y éstos se enfrentan cada vez a mayores problemas

Según el estudio presentado por Pedro Narro, responsable de ASAJA en Bruselas, miembro y consejero del Comité Económico y Social Europeo (CESE), “El futuro de los jóvenes agricultores en Europa“, el envejecimiento del sector agrario y la falta de relevo generacional es una realidad latente. en todos los países de la Unión Europea. Las principales preocupaciones de los jóvenes se centran en la sucesión, el acceso a la propiedad y al crédito, el tratamiento fiscal y la compleja burocracia que definen a un tipo de agricultor que asume más riesgos, realiza más inversiones, afronta mayores costes de producción y a pesar de ello reciben precios poco rentables para sus productos.

El sector, en 10 años, no sólo ha sufrido la caída en picado del número de jóvenes,  sino que  aquellos que se mantienen se enfrentan a un escenario con más sombras. Según este estudio, a nivel europeo hay un agricultor menor de 35 años por cada 9 agricultores que superan los 55 años. El panorama se recrudece en nuestro país, donde la proporción de jóvenes agricultores es realmente baja, un sólo agricultor por cada 20 mayores de 55 años. En nuestra comunidad, según los datos ofrecidos por la Consejería de Agricultura, se estima que se incorporan a la agricultura un total de 25 jóvenes anualmente, aunque el censo agrario sigue mostrando el envejecimiento del sector.