Javier-RubioPresidente de ARAG-ASAJA y viticultor

“Nuestro objetivo es lograr la máxima rentabilidad para los viticultores”

2 de noviembre de 2012.-El presidente de ARAG-ASAJA, Javier Rubio, es agricultor y posee una bodega familiar en Aldeanueva de Ebro. En esta entrevista, analiza cuáles son los problemas de los viticultores y expone cómo se podría mejorar su rentabilidad y la de todo el sector. Este mes de noviembre, las organizaciones agrarias salen a por hectáreas para configurar su representación en el Consejo Regulador.

¿Ha cambiado mucho el sector desde la última vez que lo hicieron, hace ahora 8 años?
En estos 8 años, la superficie de viñedo ha aumentado en 4.000 hectáreas, ahora tenemos 62.000; somos 17.3000 viticultores en Rioja y 600 bodegas. La exportación ha pasado de un 27% a un 34% de la producción, pero los productores seguimos padeciendo el problema de los bajos precios de la uva y el vino.

¿Y qué solución tiene este problema?
Pues, pensemos que si las bodegas venden vino a precios bajos, no esperemos que nos paguen las uvas a precios suficientes. El problema no tendrá solución si lo aislamos como una cuestión que sólo afecta a los agricultores. Tenemos que buscar mercados de valor para vender nuestros vinos a un precio alto. Tenemos que basar la estrategia comercial del Rioja en mercados que paguen por una calidad que nos cuesta mucho esfuerzo y dinero producir.

¿Cómo se consiguen esos mercados?
Utilizando la gran diferenciación que Rioja ha tenido siempre y desarrollándolo al máximo, que es su calidad. Por la vía de la calidad debemos mejorar nuestro posicionamiento en los mercados, con más valor que el resto de vinos, y conseguir así rentabilidad para los viticultores con precios suficientes por la uva y el vino. Debemos ser rigurosos en garantizar esta calidad, pero no sólo con controles para el viticultor, sino también para la bodega y en el punto de venta.

Tenemos que buscar mercados de valor para vender

¿Cómo se materializan esos objetivos en el día a día del sector?
Como en el día a día de cualquier actividad económica que busca una rentabilidad suficiente, planificando qué objetivos queremos y cómo conseguirlos. Para eso tenemos que debatir sobre todos los temas que nos afectan a todos, no sólo a unos pocos. El comportamiento de las nuevas variedades, las modalidades del cultivo, el potencial productivo, los Contratos Tipo, el Observatorio de Precios, la defensa de la marca Rioja o el mantenimiento de los derechos de plantación, por ejemplo, son cuestiones de la máxima importancia que están poco debatidas dentro de ese marco global de visión de todo el sector.

Propone aumentar los fondos para promoción del vino, ¿cree que los viticultores coinciden en ese planteamiento?
Creo que los viticultores lo que quieren es ver que los precios de la uva y el vino mejoren y apoyan las medidas que contribuyan a ese objetivo. ARAG-ASAJA considera que la promoción es vital para conseguir nuevos mercados. Ahora bien, los viticultores aportan una parte muy importante de los recursos para promoción y tienen derecho a exigir que las acciones sean eficaces y generen un beneficio que les revierta a través de los precios. Por eso planteamos que la estrategia comercial del Rioja se focalice en conseguir mercados de valor que paguen precios altos por nuestros vinos. Una segunda propuesta que también planteamos es aumentar el número de bodegas que exportan, dando facilidades a las pequeñas y medianas para que salgan a los mercados exteriores, porque eso repercutirá también en beneficio de los agricultores por la diversificación de la demanda.

Consideramos que la promoción es vital

¿Y qué pasa con las bodegas que continúen pagando precios insuficientes?
Que seguiremos denunciando desde nuestra organización esas prácticas, exigiendo precios razonables y advirtiendo del riesgo que suponen para todo el sector las estrategias cortoplacistas de pagar barato por las uvas para estar en los mercados por volumen y por precios. Pensemos que si las bodegas venden vino a precios bajos, no esperemos que nos paguen las uvas a precios suficientes

¿Cree que existen más puntos de encuentro que de distanciamiento entre el sector productor y el comercializador?
Estoy convencido de ello, porque no veo otra forma de que el sector progrese si no es con el apoyo de todos. Creo que el sector, que quizás en los últimos años se ha distanciado un poco, necesita estabilidad para tomar las decisiones más acertadas y para acometer las inversiones necesarias. ARAGASAJA apuesta por la continuidad del modelo y eso pasa por la negociación y por la búsqueda de puntos de encuentro. Creo que las actitudes de otras organizaciones de rechazar sistemáticamente todas las propuestas, o de amenazar con la ruptura del modelo, generan inseguridad en los viticultores y en todo el sector, que no beneficia a nadie.

Son sus primeras elecciones al Consejo Regulador como presidente de ARAG-ASAJA , ¿cómo afronta este reto?
Con firmeza y con responsabilidad. Afronto estas elecciones con la misma actitud que ha caracterizado a ARAGASAJA a lo largo de su historia, con la firmeza de defender en nuestras propuestas la máxima rentabilidad para los viticultores, y con la responsabilidad e ilusión de conseguir la mayor representación para nuestra organización, dentro del Consejo Regulador y la Interprofesional. Creo que la gran mayoría de los viticultores de Rioja coinciden con el objetivo de nuestra organización que es conseguir su máxima rentabilidad y eso nos diferencia cualitativamente como organización agraria.