Javier es un joven agricultor que ha seguido los pasos familiares y ha querido hacer de la agricultura su forma de vida. Lo suyo es vocacional y representa a buena parte de esos jóvenes que cogen el testigo de continuar con la explotación familiar y dar paso al relevo generacional. Aunque como agricultor profesional lleva poco tiempo, a sus 20 años ya tiene la experiencia de toda una vida. Su explotación es principalmente frutícola, cultiva pera conferencia y melocotones, aunque en su explotación también está el cereal y los olivos.

¿Por qué decidiste dedicarte a la agricultura?

La agricultura para mí es la forma de vida de mi familia. Desde pequeño soñaba con ser agricultor y conducir un tractor, por eso decidí asentarme en la agricultura. Me instalé como profesional en 2017 con la explotación familiar aunque tengo mucha tierra arrendada. Desde siempre me ha gustado la maquinaria, de hecho este año decidí comprar un tractor ayudándome de un plan de mejora.

¿Cuáles han sido los principales problemas que se ha encontrado en el proceso de instalación y qué mejorarías para próximas convocatorias?

Pienso que cualquier profesional tiene que tener una buena formación y uno de los requisitos que tienen los jóvenes agricultores es realizar un curso de 80 horas, el cuál es todo teórico y se hace bastante pesado. Deberían ir a lo práctico de la agricultura, lo que es el trabajo día a día. Otro problema que yo he encontrado es el lugar donde se imparte, deberían hacerlo por zonas porque a los jóvenes de Rioja Baja nos toca un poco lejos. Yo creo que deberían mezclar teoría con práctica para hacerlo más ameno y real, y también acercar la formación a las diferentes zonas para que nos resulte más accesible a todos.

¿Qué cuestiones destacarías como más positiva y negativa con respecto al proceso de instalación?

En lo positivo destacaría el trabajo que hacen las tutoras, nos llevan un seguimiento para tener todo el papeleo ordenado, resolver dudas sobre nuevas órdenes, como por ejemplo PAC, nuevas plantaciones,… Y también viene bien la ayuda económica por primera instalación. En la parte negativa, destacaría el exceso de burocracia que hay para poder incorporarte.

¿Cuál ha sido el papel de ARAG-ASAJA en tu proceso de instalación?

Fundamental. ARAG-ASAJA es mi casa desde niño, es el lugar donde ponen soluciones a mis problemas. Así como los jóvenes contamos con la ayuda de las tutoras,el papel de la organización resulta primordial. Para mí, los técnicos de ARAG-ASAJA son muy importantes, tengo plena confianza y gracias a ellos  cuento con verdaderos profesionales a los que acudir en caso de dudas, problemas con normativas, … te explican todo de manera pormenorizada e individualizada.

¿Cuál crees que es el futuro de  la agricultura?

Unos hablan de que el futuro está en la agricultura ecológica, otros siguen apostando por lo tradicional. Considero que la agricultura ecológica es buena opción y no la descarto, pero también creo que debe desarrollarse más ya que en años como este hay que tener más armas y estar preparados para enfrentarse a plagas y enfermedades de manera segura. Lo que tengo claro sea ecológico o tradicional es que la agricultura es muy importante y la base de alimentación de millones de personas, por tanto las administraciones deben velar por su continuidad y rentabilidad y los agricultores deben ser premiados con el precio justo de sus productos.

¿Qué te gustaría conseguir de este trabajo?

Ciertamente es un trabajo duro, muchas horas bajo el sol, jornadas interminables, madrugadas… pero yo creo que es una profesión bonita. Cada campaña empiezas de cero, realizas las labores y ves vegetar tus cultivos… mi gran ilusión es tener buenos frutos al final del ciclo; por ello, con esfuerzo, trabajo y dedicación iré poco a poco agrandando mi explotación, quiero comprar más tierras y también ampliar a más cultivos.

Mi familia me apoya, ellos me ayudan a llevar las cosas lo mejor posible y mis amigos igual, somos varios los que nos dedicamos a esta profesión.

¿Cómo crees que se puede mejorar la imagen del papel desempeñado por los agricultores y ganaderos?

La mejor palabra para definir esta pregunta es unión, un agricultor por sí solo tiene muy difícil competir, uniéndonos en cooperativas, sociedades, asociaciones como ARAG-ASAJA, grupos… es una buena forma de trabajar conjuntamente con un objetivo común.