Con el objetivo de hacer de la ganadería un trabajo más rentable y buscar una doble salida a la producción de alimentos de calidad, José Ángel Capellán, ganadero de Zorraquín y socio de ARAG-ASAJA , se ha reinventado.Con una explotación de 80 vacas de carne, situada al lado de Ezcaray, enclave estratégico turístico durante todo el año, Capellán se replanteó una nueva forma de complementar su negocio diversificando la fuente de ingresos principal procedente de la carne de vacuno con otra nueva procedente de la venta de quesos que elaboraría a partir de la leche de vaca.

¿Cómo surge la idea de crear una quesería?

Dada la demanda que existe por el turismo que tiene Ezcaray, vi en este nuevo enfoque una nueva forma de dar salida a la ganadería. Emprendí la iniciativa de montar una pequeña quesería, totalmente privada,  y así ampliar mi labor ganadera y satisfacer a los clientes que se acercan a la zona, que vienen de muchas zonas de España, País Vasco, Madrid, Barcelona, ….

¿Cómo funciona el negocio?

Como funcionaban antiguamente, íntegramente  artesanal, manteniendo la esencia de lo natural y garantizando calidad. Esto me permite competir con las grandes superficies y con establecimientos que ofrecen productos más estándar y menos elaborados. Aunque hemos abierto hace relativamente poco, la quesería lleva funcionando desde Semana Santa, el balance de momento es satisfactorio.

¿Qué previsiones tienes a largo plazo con esta nueva andadura?

Por el momento extraemos la leche de las ocho vacas que he apartado para esta actividad, también elaboramos yogures. Como el cosechero que elabora su propio vino y monta una pequeña tienda en su bodega, así hemos satisfecho a los turistas que visitan la zona montando nuestra propia tienda de productos típicos.

Cuando haces turismo al final lo que te llevas de detalle suelen ser quesos, vino, embutidos…, por eso decidí emprender este nuevo negocio, donde trabajamos la familia. Nunca puedes decir que no pero mi intención, aunque me vaya bien, es quedarme aquí, en una empresa familiar. Vendemos en nuestra tienda y en pequeñas tiendas delicatesen de Logroño y Ezcaray y estamos muy contentos con la acogida.