???????????????????????????????Reponsable de seguros agrarios

“Si se reducen las ayudas, el agricultor va a prescindir del seguro”

2 de julio de 2013.La política de recortes indiscriminados sobre las subvenciones destinadas a la contratación de seguros agrarios está incidiendo negativamente en el sector agrario y ganadero. José María Ruiz, responsable de Seguros Agrarios en la Junta Directiva de ARAG-ASAJA, denuncia la disminución de fondos que ha efectuado este año el Ministerio, reduciendo el capital destinado durante los últimos años a este capítulo y la bajada prevista, aún mayor, que traerá como consecuencia que algunas explotaciones no puedan hacer frente al aumento del precio en las pólizas.

¿Qué consecuencias va a traer a corto, medio y largo plazo la reducción de ayudas?

Los seguros agrarios deberían ser un gasto ordinario más pero con la reducción de ayudas hemos dado un paso atrás, la concienciación que existía con ciertos cultivos se está perdiendo puesto que los gastos ascienden a precios, en muchos casos, inasumibles. Este año, por ejemplo, en el caso de la fruta, que es un seguro caro, el precio ha pasado del 8 por ciento del capital asegurado al 10-12 por ciento dependiendo de la línea elegida. El problema vendrá al año que viene, las noticias no son nada halagüeñas, y si este año se ha asegurado en torno a un 20 por ciento menos de capital en el caso de la fruta, que me toca de cerca, al año que viene la cantidad será mayor, pero en fruta y en el resto de cultivos. El problema a largo plazo que esto supone es que la concienciación de suscribir un seguro es muy complicada y si se reducen ayudas y aumentan costes, los agricultores van a tender a asegurar lo básico o dejar de hacerlo y el que deja de asegurar es muy difícil que vuelva a hacerlo en un futuro.

El Ministerio debe mejorar las subvenciones y eliminar intermediarios

¿Qué supone el seguro de fruta que ha propuesto ARAG-ASAJA?

La organización ha propuesto a la Consejería una línea de seguro más económica y que cubra más riesgos, pero tienen que estudiarla puesto que todo depende del Gobierno central. En la última reunión, nos informaron que se está barajando la posibilidad de potenciar un módulo “catastrófico”, que ampare grandes daños y que sea barato, con el fin de que la gente contrate, el problema es que los daños van por explotación y ARAG-ASAJA pide que sea por parcela. Los agricultores dependen de las subvenciones para asegurar, si baja el porcentaje bajan las pólizas, los costes suben y en el bolsillo del agricultor no queda dinero para asegurar. Todos los años que llevamos promoviendo la concienciación se han ido al traste, el agricultor debería asegurar como lo hace con los vehículos, hoy en día con la cantidad de gastos que genera una explotación no puede arriesgarse a que venga una tormenta y en cinco minutos se lleve el trabajo de todo el año, pero para ello las administraciones deberían tomar una serie de medidas que no impliquen ahogar al agricultor.

¿Y qué deben hacer las administraciones?

Centrar el dinero en el agricultor profesional, ésta es una reivindicación histórica de ARAG-ASAJA. Hoy en día cualquier persona que pertenezca a una OPFH recibe el mismo porcentaje de subvención que un agricultor profesional. Si hay poco dinero, que se distribuya entre los agricultores. Otro punto que es de vital importancia es la reducción de los costes. Si las administraciones promoviesen un tipo de seguro económico, más agricultores asegurarían por lo que se repartiría más el gasto. El Ministerio debe mejorar las subvenciones y eliminar intermediarios, en las comisiones se va mucho dinero y al final el agricultor se queda indefenso. Debería regularse mediante ley la contratación de los seguros agrarios, puesto que hoy en día existen demasiados intermediarios que no cuentan con la formación para la suscripción ni apoyo técnico suficiente en caso de siniestro, como puede tener una organización agraria. Y por último, la necesidad del agricultor de poder desgravar como gasto el seguro, como hacen las empresas.