En los últimos años el sector oleícola español se ha caracterizado por el aumento de las producciones y por la mejora de la calidad de nuestros aceites, de lo cual es buen ejemplo la DOP Aceite de La Rioja. A pesar de ello y paradójicamente también está acusando los perjuicios de unos ajustados precios en origen, lo que supone la pérdida de valor para el productor y desequilibrios en la cadena alimentaria.

Para afrontar estos problemas, el Ministerio de Agricultura publicó, el pasado lunes, la orden de extensión de norma para el aceite de oliva basado en un acuerdo de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva español, cuya vigencia se extenderá hasta el 30 de septiembre de 2024. El objetivo  que persigue esta extensión de norma es realizar actividades de promoción del aceite de oliva, mejorar la información y conocimiento sobre las producciones y los mercados y realizar programas de investigación y desarrollo, innovación tecnológica y elaborar estudios en las distintas campañas.

En cuanto a las aportaciones económicas para sufragar estas actividades, será de seis euros por tonelada de aceite de oliva que quedará dividida en dos cuotas de tres euros por tonelada cada una, denominadas ‘cuota de producción y elaboración’ y ‘cuota de comercialización’.

Más información, en tu oficina de ARAG más cercana.