ARAG-ASAJA recuerda que a partir de 2020, se reducen a 3 años las inspecciones técnicas que los equipos de aplicación de productos fitosanitarios deben superar para garantizar su buen estado y óptimo funcionamiento, y reducir el riesgo de contaminación medioambiental.

De esta forma, las inspecciones dejarán de tener una vigencia de 5 años, y se realizarán cada 3 años como máximo. Además, en el caso de equipos pertenecientes a empresas de servicios agrarios, ATRIAS o ADS, Cooperativas Agrarias u otras asociaciones o Comunidades de Bienes con al menos diez socios, la inspección ya es de 3 años desde el primer momento, dado que se les supone un uso mayor.

Es importante recordarlo ya que este 2020 empiezan a caducar las numerosas inspecciones que se realizaron en 2015, y que por lo tanto, habrá que renovar.

Las inspecciones periódicas afectan obligatoriamente a los equipos móviles de aplicación de productos fitosanitarios empleados en la producción agrícola y forestal, o en cualquier otro uso distinto al sector agrario, así como los equipos aerotransportados y aquellos instalados en invernaderos u otros locales cerrados. Solo Quedan excluidos los equipos de tracción manual con depósitos de capacidad inferior a 100 litros.