ARAG-ASAJA, a través de su servicio de prevención, ya se ha puesto a trabajar para una vendimia segura y libre de rebrotes en las explotaciones agrícolas ya que ésta es la voluntad de todos los viticultores riojanos.

Tras su participación en la Comisión de Flujos Migratorios, la organización ha solicitado una reunión con la Delegada del Gobierno en La Rioja para aclarar las obligaciones que la administración va a exigir en materia de alojamiento para temporeros y para solicitar un refuerzo de su labor de control de forma que se eviten la existencia de asentamientos ilegales que puedan ser focos de contagio. El objetivo de esta reunión es trabajar conjuntamente para que la imagen del sector agrario, que está afrontando esta crisis sanitaria de una manera comprometida, no se vea perjudicada por casos aislados.

Hasta ahora, los agricultores y ganaderos de La Rioja han demostrado especial preocupación por cumplir todas las recomendaciones sanitarias y todas las medidas de prevención de riesgos laborales que están establecidas. En este sentido, ARAG-ASAJA recomienda a los agricultores con trabajadores a su cargo que no bajen la guardia y apela a la responsabilidad individual de cada trabajador para evitar contagios.

No obstante, ARAG-ASAJA mantendrá puntualmente informados a sus socios de todas las novedades que se vayan produciendo en este ámbito.