No habrá cambios, al menos de momento, para los autónomos del campo que tributan por el sistema de módulos. El pasado 30 de noviembre el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó la Orden HAC/1164/2019 por la que se mantienen para el año 2020 los límites cuantitativos de facturación por los que los autónomos pueden acceder a la tributación por módulos de IRPF.

Esto implica que podrán seguir acogiéndose a este régimen simplificado los autónomos con rendimientos íntegros de hasta 250.000 euros, que facturen a otros profesionales hasta 125.000 euros, o cuyas compras no superen 250.000 euros.

Sin embargo, ARAG-ASAJA lamenta que no haya cambios que contemplen una mejora en la tributación para aquellos agricultores y ganaderos que están haciendo verdaderos esfuerzos por mantener sectores con escasa rentabilidad como la fruta de hueso y la ganadería extensiva.

Asimismo, a ARAG-ASAJA también le hubiera gustado que el Gobierno hubiese planteado una reducción de los módulos para los viticultores y los fruticultores que han sufrido las consecuencias de la inestabilidad climática en la última campaña, con pérdidas causadas por las heladas y varios episodios de piedra en toda La Rioja.

Por ello, y de cara a la próxima revisión, la organización agraria reclamará como todos los años a la Agencia Tributaria que se atiendan dichas circunstancias excepcionales a través de la reducción de módulos para aquellos agricultores y ganaderos que han sufrido en 2019 mermas en sus explotaciones debido a fenómenos meteorológicos adversos, detallando sectores y municipios afectados.