Poco a poco se van conociendo los planes que las distintas administraciones regionales y locales van a poner en marcha para hacer frente al COVID-19 ante las próximas campañas agrícolas. Afortunadamente, el Gobierno de La Rioja ha asumido la reclamación de ARAG-ASAJA y realizará y asumirá los costes de las pruebas PCR a todos los trabajadores temporales agrarios que vengan a trabajar a La Rioja en la presente campaña agrícola. Una medida de salud pública necesaria y con la que el Ejecutivo acierta al corregir su propuesta inicial que planteaba que fueran los agricultores quienes asumieran el coste con una virtual subvención de hasta el 40%.

Sin embargo, y a escasos días de dar comienzo la campaña de la fruta de pepita, todavía las organizaciones agrarias desconocen el protocolo y la normativa que se aplicará en alojamientos y en la operativa de las labores agrarias para poder garantizar los derechos, la salud y la seguridad de todos.

En este sentido, ARAG-ASAJA ha advertido en las distintas reuniones en las que ha participado que solo apoyará exigencias razonables y proporcionadas que no supongan más trabas al agricultor. Además, espera una respuesta a su petición de que el sector agrario esté exento del uso de mascarillas mientras trabaja en el campo a altas temperaturas y en ocasiones con una exigencia de esfuerzo físico importante.