El Gobierno aprobó la semana pasada un nuevo Real Decreto- ley que incluye novedades que afectan al ámbito laboral y fiscal agrario. En concreto, la norma modifica las reglas del Sistema especial de trabajadores por cuenta propia agrarios (SETA) al prescindir de los requisitos vinculados a las rentas de trabajo y de dedicación.

Por otro lado, se restringe la posibilidad de estar afiliado al SETA en el caso de que la explotación cuente con más de dos trabajadores asalariados fijos o más de quinientas cuarenta y seis jornadas reales, sin tener en cuenta para ello el número de titulares de la explotación. Con respecto a esta cuestión, ASAJA ha solicitado a los Ministerios competentes que la corrijan, dado que además ha sido aprobada sin consultar a las OPA.

Respecto al IRPF del régimen especial de la agricultura, los cambios favorecen que aquellos contribuyentes que para la prestación del pago fraccionado correspondiente al primer trimestre del ejercicio 2020, renuncien a la aplicación del método de estimación objetiva del IRPF, podrán volver a acogerse al método de estimación objetiva en el ejercicio 2021. Se elimina así la vinculación obligatoria que durante tres años se establecía para la renuncia al método de estimación objetiva.

Por último, esta nueva norma también contempla la posibilidad de no computar como días de ejercicio de la actividad, los días naturales en los que hubiera estado declarado el estado de alarma.