Las normas de campaña para la próxima vendimia incluyen unos rendimientos del 101% de vino amparado y un 71 % de transformación con un stock cualitativo del 9% de entrada en bodega para uvas tintas, mientras que para uva blanca, además del 101 calificado, se ha aprobado una entrada de un 5 % por desviaciones climatológicas cuyo destino será la elaboración de vino común o de mesa.

ARAG-ASAJA apoyó esta propuesta que suponía una posición intermedia entre las opiniones de las diferentes organizaciones (de un 5 a un 10 % en el stock, y de un 110 a un 118 % en los rendimientos) por considerarla beneficiosa para el mayor número de viticultores. Así, este acuerdo favorecerá por un lado a los agricultores que hayan tenido una merma por debajo del rendimiento amparado, además de permitir mejorar la calidad de los vinos con las partidas procedentes del stock. En este sentido, la organización agraria propuso al Pleno del Consejo Regulador que se analizara el beneficio del stock cualitativo para el que fue concebido el año pasado (mejora del valor de la uva, de la calidad del vino y gestión eficiente de stock) a través de un debate cuyas conclusiones deben tenerse antes del 31 de marzo de 2020. La propuesta contó con el apoyo del Pleno.