El Decreto 18/2019 de 17 de mayo que aprueba la directriz de protección del suelo no urbanizable de La Rioja unifica las distintas normativas aplicables hasta la fecha para las construcciones en terrenos no urbanizables.

Esta normativa se extiende a la totalidad del suelo no urbanizable de todos los municipios de La Rioja, por tanto, afecta a cualquier construcción en suelo rústico, como pueden ser almacenes agrícolas o naves ganaderas. En el caso de las bodegas, incluye novedades en cuanto a construcciones con usos complementarios a la actividad diaria de elaboración de vinos, como puede ser la restauración o servicios hoteleros.

ARAG-ASAJA informa de que para la construcción en estas zonas es preciso, primero,  conocer la calificación del suelo en el que se va a construir.  En caso de ser suelo rústico deberá cumplir con el Plan General del municipio, pero si está calificado como espacio protegido, de sierra, de alta montaña, etc, además de cumplir con la legislación municipal, deberá cumplir con una serie de requisitos especificados dentro de la nueva calificación de la directriz de protección del suelo no urbanizable.