Desde el 1 de enero de este año, los profesionales agrarios, si quieren evitar penalizaciones en el cobro de diferentes ayudas, tienen prohibido la aplicación de purines mediante sistemas de plato y abanico sobre superficies agrícolas, el método habitual que se utiliza en La Rioja y en el resto del país.

Sin embargo, desde ARAG-ASAJA hemos reclamado a la Consejería de Agricultura la aprobación de una nueva moratoria para la entrada en vigor de esta prohibición, dadas las dificultades que están surgiendo a los propios proveedores para adaptar en plazo los equipos de aplicación de purines a nuevos sistemas localizados.

Por este motivo, y teniendo en cuenta que otras Comunidades Autónomas ya han concedido nuevas prórrogas, la organización agraria ha solicitado ampliar hasta el 31 de diciembre de 2020, la entrada en vigor de la citada prohibición.

Para ARAG-ASAJA solo de esta forma se estaría concediendo al sector un plazo acorde y real para cumplir las nuevas limitaciones en cuanto a la localización de los purines, además de evitar sanciones, penalizaciones y agravios comparativos de nuestros agricultores y ganaderos con respecto a los de otras regiones.