ARAG-ASAJA, Servicios Agrarios Riojanos S.L.U, AIMCRA, Biomass Booster, Clean-Biotec SLL y el Centor de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR), se han unido para la elaboración de un estudio, denominado Rizobioma, enfocado al cultivo de la remolacha y el cereal. El objetivo se centra en utilizar los biofertilizantes a base de microbioma como solución interesante para aumentar la productividad y resistencia a plagas y enfermedades de ambos cultivos, ante la demanda de los consumidores de alimentos de alto valor nutricional producidos sin químicos, comprometidos con el medio ambiente y la salud, una tendencia cada vez más reforzada.

Rizobioma se encuadra en la aplicación controlada de microorganismos específicos del cultivo, inicialmente está enfocado a la remolacha y cereal aunque puede aplicarse su metodología a otros cultivos, tanto herbáceos como leñosos. Se centra en la selección de bacterias autóctonas del suelo, específicas del cultivo, que estimulen el crecimiento y la productividad de las plantas, y su aplicación mediante el abono probiótico a medida, cuyo objetivo principal busca la conservación de la biodiversidad, incremento de la producción de alimentos, productividad y sostenibilidad, fomentando el uso más eficiente de los nutrientes, del agua y de los fitosanitarios.

El proyecto contempla la selección de bacterias beneficiosas y su producción para su posterior incorporación en una mezcla de fertilizantes que, según las características del suelo, permita incrementar la productividad de la planta y una mayor sostenibilidad ambiental, retos a los que se enfrentan ambos cultivos determinados por la liberalización de la producción, en el caso de la remolacha, y el alto índice de ayudas y requisitos PAC que tiene actualmente el cereal.

Este proyecto cuenta con un presupuesto de 312.499, 15€, y una ayuda financiada a través del Programa de Desarrollo Rural 2014/2020 cofinanciado por el FEADER, MAPRA y Gobierno de La Rioja