El último Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea celebrado esta semana en Bruselas ha abordado los reglamentos de transición de la Política Agrícola Común (PAC) que permitirán, dado el retraso de las negociaciones, dar continuidad y por tanto asegurar los pagos a los agricultores y ganaderos durante los años 2020 y 2021.

Sin embargo, en opinión de ARAG-ASAJA, estas medidas de transición no deberían ser una excusa para someter a la PAC a nuevos recortes de financiación, sino que el presupuesto ha de mantenerse, al menos, en los mismos términos que la PAC actual para los dos próximos años.

Para ARAG-ASAJA, es necesario asegurar a nuestros agricultores y ganaderos que van a seguir recibiendo estas ayudas de manera regular, sin cambiar las condiciones, pese a que todavía se esté negociando el Marco Financiero plurianual y por tanto, el presupuesto.

Además, y referente al papel de la Reforma de la PAC como instrumento prioritario para afrontar los retos medioambientales de la agricultura, ARAG-ASAJA reclama que esta reforma no suponga más condicionantes normativos porque entonces lejos de que el agricultor sea parte de la solución al problema, lo único que se va a conseguir es penalizar la rentabilidad de las explotaciones, propiciar el abandono de la actividad y contribuir aún más al problema del despoblamiento de nuestro medio rural.