La organización agraria considera que es trascendental que en estos momentos se atienda esta petición dado el desarrollo de determinados cultivos, principalmente el viñedo

Tras la publicación hoy en el BOR de los confinamientos perimetrales de Calahorra, Alfaro, Nájera y Cervera que se activarán mañana, ARAG-ASAJA ha solicitado por carta al Gobierno de La Rioja que autorice como medida excepcional los desplazamientos y actividades desde los municipios confinados perimetralmente con el objetivo de evitar más daños en los cultivos en un momento trascendental para los cultivos”.

En este sentido, ha señalado que, dado que la normativa no lo recoge expresamente, es necesario que el Ejecutivo regional, como institución competente en la gestión del estado de alarma, autorice que la caza sea considerada una actividad esencial durante la vigencia de estas medidas siempre y cuando esté dirigida a prevenir la aparición de daños controlando la sobrepoblación de fauna silvestre, de forma que además queden autorizados los desplazamientos para aquellos cazadores que tengan que desplazarse fuera de su término municipal.

Para ello, la organización ha recordado no sería la primera vez que el Gobierno de La Rioja interpretase la normativa en este sentido puesto que en el primer confinamiento de Logroño que tuvo lugar el pasado mes de noviembre, ya se autorizó como medida excepcional los desplazamientos desde municipios confinados perimetralmente para el control cinegético con el fin de mitigar los daños en los cultivos agrícolas producidos, evitar el riesgo de propagación de enfermedades desde ciertas especies al sector ganadero, así como reducir los accidentes de tráfico.  

Para ARAG-ASAJA, “es trascendental que en estos momentos se atienda esta petición dado el desarrollo de determinados cultivos, principalmente el viñedo”. 

Asimismo, ha manifestado de nuevo que las últimas restricciones a la caza que paralizaron por completo durante un mes la actividad cinegética, no han hecho más que agravar el problema de la superpoblación sin control de la fauna silvestre, provocando daños récord en la agricultura.