El Plan Renove 2018 destinará íntegramente su presupuesto, 5 millones de euros, al sector ganadero. En concreto, a facilitar la renovación de la maquinaria empleada en la aplicación de los purines para adaptarse a las nuevas normas comunitarias. Se incluye, en este sentido, la posibilidad de acoplar a la cisterna ya en uso un dispositivo de localización en suelo de purines, adaptado al nuevo modo de aplicación.

Así se recoge en el BOE del pasado sábado, donde aparece publicado el Real Decreto que modifica la normativa vigente sobre subvenciones estatales para la renovación del parque nacional de maquinaria agraria que permite, entre otros, la sustitución de plato, abanico y cañón por dispositivos localizadores de aplicación de purines. Con estos cambios ser dará cumplimiento, además, a la nueva normativa de aplicación de purines que está vigente desde el 1 de enero. ARAG-ASAJA considera que el proceso de adaptación de las cisternas no puede hacerse en un solo año sino que es necesario contar con un plazo prudencial para ello,  de 5 años, para que tanto los ganaderos, desde el punto de vista económico, como los fabricantes de maquinaria, por disponibilidad, puedan tener tiempo suficiente para adaptarse a la nueva normativa.

Con estos cambios se promueve la facilidad para acceder a las ayudas de la PAC que, entre otras cosas, impiden aplicar purines y estiércoles, como hasta ahora, mediante sistemas de plato o abanico, o cañones y obligan a disponer de maquinaria específica que permita su inyección directamente en el suelo, en el caso de los purines, mientras que los estiércoles deberán ser obligatoriamente enterrados en el menor plazo de tiempo posible. Si bien, se está a la espera de que la Consejería de Agricultura concrete las condiciones para su aplicación en La Rioja.