Coincidiendo con que la próxima semana La Rioja entrará en época de alto riesgo de incendios forestales, ARAG-ASAJA hace un llamamiento a sus socios para que extremen las medidas preventivas de seguridad en el uso de las cosechadoras con el fin de evitar incendios en el campo. 

En concreto, la organización reclama el máximo cuidado en la utilización de maquinaria agrícola durante las labores propias de la cosecha ya que estamos en un periodo donde aumenta el riesgo de que las cosechadoras provoquen, de manera accidental, incendios de vegetación agrícola que pueden convertirse en incendios forestales.

La propia orden sobre prevención y lucha contra los incendios establece que aquella maquinaria cuyo funcionamiento genere deflagración, chispas o descargas eléctricas, deberán estar dotadas de extintores u otros medios de extinción adecuados para sofocar los conatos de incendio que pudieran producirse.

Por otro lado, la organización agraria recuerda que es preciso, con carácter general, autorización administrativa previa para actividades que impliquen empleo de fuego en fincas agrícolas.