Los datos reúnen únicamente siniestros comunicados a Agroseguro, por lo que para ARAG-ASAJA los daños reales sobre el campo son notablemente mayores al haber muchas tierras de cultivo que no cuentan con póliza

ARAG-ASAJA advierte, una vez más, a la Consejería de Sostenibilidad de la gravedad de la situación y le exige que adopte medidas excepcionales de forma inmediata 

La organización acusa a la Administración de promover una nueva Ley de Caza sin tener en cuenta las demandas del sector para minimizar los daños a cultivos cuando carece de voluntad política para utilizar la normativa que ahora mismo existe

ARAG-ASAJA advirtió ayer, durante el transcurso de una reunión convocada por la Consejería de Sostenibilidad para explicar el proyecto de la nueva Ley de Caza, de la gravedad de los daños que está causando la fauna silvestre en los cultivos de La Rioja y exigió, una vez más a la Administración, que “adopte medidas excepcionales de forma inmediata para afrontar un problema que, lejos de resolverse, se ha agravado con las restricciones a la caza durante la pandemia”.

Así lo confirman los datos facilitados por Agroseguro en los que se ha certificado que los daños por fauna silvestre han afectado, en lo que va a de año, a más de 917 hectáreas de viñedo, cereal y hortalizas aseguradas.

En cifras concretas, los agricultores este año han dado parte de siniestro por daños de fauna silvestre en 571,57 hectáreas de viñedo, 325,21 hectáreas de cereales y forrajeros y 20,4 hectáreas de hortalizas de invierno.

Sin embargo, para ARAG-ASAJA los daños son todavía mayores ya que “estas cifras solo recogen los daños de agricultores que tienen seguro agrario, es decir, superficies aseguradas y que, además, tienen daños superiores al 20% porque es lo único que cubre el seguro agrario”.

Con estos argumentos, la organización acusó ayer a la Consejería de promover una nueva Ley de Caza sin tener en cuenta las demandas del sector para minimizar los daños a cultivos cuando carece de voluntad política para utilizar la normativa que ahora mismo existe.

En este sentido, trasladó su malestar porque el nuevo texto de la Ley de Caza no solo “no ha tenido en cuenta ni una sola de las observaciones que presentó ARAG-ASAJA ni tampoco recoge ningún avance con respecto a la ley de 1998 en lo que se refiere a los problemas a los que se enfrenta el agricultor con los daños por la superpoblación sin control de la fauna silvestre”.

Por este motivo, la organización ha anunciado que “de no atenderse nuestras demandas que pasan porque la Consejería de Sostenibilidad adopte medidas excepcionales para el control de la fauna silvestre, en las próximas fechas habrá movilizaciones”.